Publicado: 12.05.2014 07:00 |Actualizado: 12.05.2014 07:00

Once posturas en los programas de los partidos sobre el modelo de Estado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El sentimiento nacionalista y la voluntad de reafirmar las diferentes identidades culturales presentes en España volvieron a estar muy presente en el panorama político español tras la Transición. Sin embargo, el debate sobre el Estado de las Autonomías ha entrado en ebullición a raíz de la creciente presión desde la sociedad civil y los partidos catalanes para lograr la consulta sobre la autodeterminación.


Uno de sus lemas es "Unidos en España. Respetados en Europa". El PP cree "en la construcción de Europa desde el respeto a la diversidad de los Estados miembros y desde la firme defensa de la unidad de España". "La UE es un proyecto de unión y no de dispersión".

Está en contra de la consulta al pueblo catalán que plantean los partidos nacionalistas, y ni siquiera respalda el derecho a decidir que sí apoyan sus socios catalanes del PSC. Abogar por la reforma constitucional que consagre a España como un Estado federal, y que deba ser refrendada en referéndum por todos los españoles. Respalda la defensa de la unidad de España.

Izquierda Plural reconoce el derecho de los pueblos a decidir sobre su autodeterminación. Se comprometen a proteger la multiculturalidad y los derechos lingüísticos de los pueblos, tanto en España como en Europa.

Pretenden "internacionalizar el proceso catalán" y conseguir la presencia catalana en las instituciones como "sujeto político de pleno derecho". A su vez, apuestan por el reconocimiento del catalán como idioma oficial comunitario.

Reconocimiento del derecho de los distintos pueblos de Europa a constituirse como tales y decidir democráticamente su futuro.

El partido se ha mostrado en contra de la consulta en Catalunya y aboga por la instauración de un Estado federal cooperativo. Se compromete a promover el europeísmo y sus valores, y a oponerse en las instituciones europeas a los avances del nacionalismo y de sus “políticas reaccionarias de exclusión, separación y discriminación”.

Consideran el "nacionalismo fraccionador, cerrado y agresivo" como fuente de conflicto entre los países de la UE. "Por respeto a los principios de soberanía estatal e integridad nacional", se oponen a anexionar "a regiones de Estados ya miembros que puedan independizarse en un futuro".

El lema de la coalición independentista para las europeas es "un nuevo país y una Europa nueva" y considera las elecciones como una antesala de la consulta del 9 de noviembre, por lo que llama a sus simpatizantes a “demostrar fuerza”.

La coalición verde se declara defensora de “la riqueza de la multiculturalidad” y reconoce que, tanto en España como en Europa”, existe una “realidad territorial de identidades superpuestas y compartidas”.

Defender el derecho de las naciones a alcanzar la plena soberanía y apoyar los procesos independentistas, en el Estado español y en Europa.

Reducir la estructura o eliminar las diputaciones y recortar las administraciones públicas.

En esta cuestión encontramos una clara diferencia ideológica entre los partidos de la izquierda y la derecha, a favor y en contra, respectivamente, del derecho de los pueblos a la autodeterminación.

Los partidos catalanes, con la consulta del 9 de noviembre acercándose sin que ninguno de los dos bandos (promotores por un lado, y el Gobierno y el resto de actores que manifiestan que la consulta no es legal, por el otro) parezca dispuesto a dar su brazo a torcer, se encuentran en el centro del debate. La Coalición por Europa (CiU, PNV, Coalición Canaria, Compromiso por Galicia) dedica el punto central de su manifiesto a defender el derecho a decidir, argumentando que Catalunya está "inmersa en un proceso de transición nacional" impulsado por las "repetidas muestras de la ciudadanía catalana en defensa de este derecho". Sobre su labor en la Eurocámara, CiU afirma que trabajará para "internacionalizar el proceso catalán".

Esquerra Republicana, integrada en la coalición L'Esquerra pel Dret a Decidir junto a Nova Esquerra Catalana y Catalunya Sí, cifra el apoyo social a la consulta en el 80%, mientras que identifica a los opositores "la oligarquía extractiva presente en sectores económicos regulados" y los "intereses de dominación del Estado central que sacan provecho de la situación de expolio social y de dependencia política y financiera, un provecho inversamente proporcional al lastre que esta situación significa para una gran mayoría del país". ERC llama a utilizar las elecciones europeas como motor para "un nuevo país y una Europa nueva". Además, pide también el derecho a decidir para "los movimientos de emancipación del País Valenciano, de las Islas Baleares y de la Catalunya del Norte", que, "con su propio ritmo", terminaría con la "articulación política de los Países Catalanes".

La coalición Los Pueblos Deciden, que engloba a otros de los partidos nacionalistas más importantes como EH Bildu y BNG, también desarrolla un vehemente discurso a favor del derecho de autodeterminación. Califica el Estado español resultante de la Transición como "una cárcel de pueblos".  Apoya "los procesos independentistas que se dan a nivel europeo —referéndums en Escocia y Catalunya—", así como "la heroica lucha de los pueblos palestino y sarahaui". Así mismo, también pone el foco en defender "los derechos lingüísticos y la diversidad cultural de los pueblos".

Izquierda Plural (IU, Anova e ICV) y Podemos coinciden en su apoyo al reconocimiento del derecho de los pueblos que integran el Estado a decidir su futuro. La formación impulsada por Pablo Iglesias pide la "ampliación y extensión de la figura del referéndum vinculante, también para todas las decisiones sobre la forma de Estado", reconociendo "el derecho de los distintos pueblos de Europa a constituirse como tales y decidir democráticamente su futuro". Por otro lado, también pretenden defender "las identidades culturales de las naciones sin Estado y de las minorías" de la UE, garantizando "los derechos lingüísticos y la diversidad cultural de los pueblos ".

Los nacionalistas, Podemos, Izquierda Plural, Primavera Europea y el partido de Silva apoyan el derecho a decidir

Equo, que acude las europeas en la coalición Primavera Europea, apuesta por el "reconocimiento de una realidad territorial y de identidades superpuestas y compartidas" tanto en España como en Europa. La formación, que se encuadrará en el Partido Verde Europeo (cuarta fuerza política del hemiciclo comunitario en la pasada legislatura) pide "vertebrar la diversidad europea" con democracia y un "acercamiento de la gobernanza a las personas".

El Movimiento Red, liderado por Elpidio Silva, también se declara defensor del derecho a decidir como "un derecho democrático básico" y de las "identidades culturales de las naciones sin Estado y de las minorías de la UE". En este sentido, el partido del juez Silva afirma que impulsará "el efectivo ejercicio de los derechos lingüísticos y la diversidad cultural de los pueblos".

Los partidos conservadores realizan la defensa más firme de la actual ordenación del Estado. El PP, líder en las encuestas, explica en el primer punto de su manifiesto que "la Unión Europea es un proyecto de unión y no de dispersión" y apuesta por la unidad: "Juntos somos más fuertes". Por ello, declaran que su misión en el Parlamento Europeo será defender "la integridad territorial de los Estados miembros que los tratados garantizan".

UPyD pone los nacionalismos al mismo nivel que la xenofobia, mientras que Vox lo califica de fraccionador, cerrado y agresivo

UPyD y Vox no solo no reconocen el derecho a decidir, sino que son los partidos más críticos con el sentimiento nacionalista. UPyD pone los nacionalismos al mismo nivel que la xenofobia y "los antagonismos heredados" como causantes "terribles guerras", "matanzas" y "persecuciones exportadas a buena parte del planeta" antes de que la creación de la UE supusiera la "superación política" de estos movimientos. También los califica como "empeñados en volver al antagonismo entre países, al miedo al diferente y al rechazo de un mundo globalizado" y al concepto de naciones sin estado como "falaz".

Vox, por su parte, señala en el primer párrafo de su programa electoral que su cometido es "mantenernos fieles al legado de los 'padres fundadores' y luchar para que nunca más el nacionalismo nos separe o enfrente". "No estamos a favor de extender el proceso de ampliación a regiones de Estados ya miembros que puedan independizarse en un futuro. Este tipo de operaciones representa una potencial fuente de conflictos que debe ser evitada", afirma sin rodeos Vox, que acudirá a la Eurocámara a "defender la obra de varias generaciones europeístas e impedir que el nacionalismo fraccionador, cerrado y agresivo resurja".

El PSOE opta en este tema por una vía intermedia. En medio de su división interna por el rechazo del derecho de autodeterminación (el PSC defiende el derecho de los pueblos a decidir), el principal partido de la oposición no habla del modelo de estado en su manifiesto para las europeas. Los socialistas abogan por la reforma de la Constitución y apuestan por el modelo federal para España, "capaz tanto de resolver las carencias y disfunciones del Estado de las Autonomías, como un razonable encaje de las aspiraciones nacionales de Cataluña en un proyecto español común". 

Por último, el Partido X no hace referencias a su posición respecto a los nacionalismos ni qué modelo de Estado defiende.


http://www.quoners.es/debate/con-cual-de-las-12-propuestas-programaticas-expuestas-te-identifican-mas