Público
Público

Once semanas sin cayucos en Canarias

El número de sin papeles llegados al archipiélago baja a cifras de 1999

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Canarias cumplió el miércoles 78 días sin recibir cayucos, un récord en muchos años. La última embarcación cargada de inmigrantes irregulares que arribó a sus costas llegó el 13 de octubre. Aquel día, cinco magrebíes fueron localizados frente al litoral del municipio grancanario de Arguineguín. Desde entonces, nada. Un dato insólito que explica otra cifra: el número de sin papeles llegados al archipiélago en 2009, que recuerda guarismos de hace diez años.

Según datos de la Delegación del Gobierno en Canarias, entre enero y diciembre de este año habían arribado a las costas canarias 2.242 sin papeles, un 75% menos que en 2008, cuando los inmigrantes irregulares llegados fueron 9.066. Esta reducción es aún mayor si se compara con 2006, el año de mayor avalancha de indocumentados en Canarias, cuando desembarcaron 31.859. De hecho, hay que remontarse a 1999 y 2000 para encontrar cifras similares a las de los últimos 12 meses.

Este acusado descenso también ha tenido su reflejo en otras estadísticas. Así, el número de menores sin papeles llegados a Canarias durante 2009 fue de 201. Este número supone un descenso del 88,6% respecto al periodo anterior, cuando fueron localizados 766. También espectacular ha sido la reducción en el número de embarcaciones localizadas. De los 159 cayucos intervenidos en 2008 se ha pasado en los últimos 12 meses a sólo 44.

Interior lleva tiempo insistiendo en que este descenso en la inmigración irregular con destino a Canarias es fruto del despliegue de vigilancia de la UE y España en África, así como de los acuerdos firmados con los países de la zona. De hecho, el martes pasado las autoridades mauritanas interceptaban cerca de sus costas un cayuco con 17 subsaharianos a bordo. Su destino era el archipiélago canario.

Este miércoles, el propio José Luis Rodríguez Zapatero se refirió al descenso de la inmigración irregular en su comparecencia para hacer balance del año, informa M. Á. Marfull. Zapatero aseguró que 'después de haber sufrido años extraordinariamente difíciles', en 2009 entraron en España de forma clandestina 7.000 personas, un 50% menos que el año anterior.

Y ello a pesar de que en algunas autonomías, como la valenciana, se ha registrado un repunte, debido al cambio de las rutas clandestinas.