Público
Público

"Ondulaciones" Ullán: el poso en el tiempo de un poeta desde el ruido de hoy

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El complejo universo de exploración de José Miguel Ullán se hace presente por primera vez como un "remolino" de dolor existencial, en el volumen "Ondulaciones" que recoge su poesía (1968-2007) y deja ver "el poso que deja en el tiempo un poeta fundado en el pensamiento estético más contemporáneo".

Así se expresó hoy Miguel Casado, autor del prólogo, cuando presentaba esta edición de Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores que cohesiona -sin selecciones, ni resúmenes antológicos-, "una variedad de momentos, tentativas, lenguajes o textos, arrastrados como en un fluido" en la reflexión sobre las artes plásticas que incluye las grandes aportaciones y retos del arte contemporáneo.

Casado, que ya recogió la escritura de Ullán en la antología "Ardicia", en 1994, estuvo acompañado por el poeta y editor Nicanor Vélez y por el poeta y crítico uruguayo Eduardo Milán, que aludió al "caso insólito" que es en Latinoamérica el autor de "Razón de nadie". "En todo el ámbito hispano no existe otra operación similar del habla poética", aseguró.

Milán consideró que "en un momento de agotamiento de formas poéticas y redundancias, de aparente retorno a poéticas ideales, Ullán niega, resta y recorta en vez de sumar como si fuera consciente de que el mínimo detalle sustraído a una obra puede cambiar el espacio artístico para siempre".

"Es una pausa, un silencio arrancado del ruido en que vivimos", afirmó por su parte Casado, que se refirió a Ullán como una "memoria siempre naciente", "una herida súbita en la que nos cuesta mantener la mirada", "una música inesperada y en retorno permanente".

Desde Rimbaud, toda poesía contemporánea incorpora "un elemento anti-poético que es rechazo moral, estético, social o ideológico, y que este poeta vive como forma en su desajuste con el mundo", explicó.

Casado destacó la ironía de Ullán "no únicamente como juego, humor o sátira", sino como "escucha o conciencia del texto en sí mismo que se desdobla y se observa".

Su poesía es un fluir en una cadena de discontinuidades -dijo-, como si Ullán hiciera caso a Benjamin o a Malevich en que el artista no parte de sus logros, sino de su dolor, "intransigente consigo mismo", lo que destacó como uno de los aspectos "más radicales y apasionantes" de su escritura.

También mencionó el uso que hace del "azar en conserva" de Marcel Duchamp y concluyó hablando de ese "poso temporal del poeta que se convierte en pensamiento musical envolvente mientras llegan las voces con el viento del lugar, de Villarino de los Aires (Salamanca), donde Ullán nació el 30 de octubre de 1944.

Una exposición de los "agrafismos" de J.Miguel Ullán comentada por la poeta Olvido García Valdés acompaña, hasta el 4 de mayo, el "acontecimiento" que es "Ondulaciones", y que marca, según Casado, "un antes y un después en las preguntas que nos plantea la poesía".

Ullán expresó, tras éstas y otras intervenciones, que cuando escucha elogios se despista "en un aturdimiento placentero"; "miro a otro lado, hacia esta mesa de manjares y golosinas..-comentó en su ironía- y me venía la frase de Tristan Tzara: "La vida es un antílope malva en un campo de atunes" (legible en los muros de la Sorbona durante el movimiento de 1968).