Público
Público

La ONU advierte que se está perdiendo la apuesta de los Objetivos del Milenio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Asamblea General de la ONU advirtió hoy a la comunidad internacional que cada vez es más posible que se incumplan los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) y se pierda la apuesta de reducir la pobreza extrema del mundo a la mitad antes de 2015.

Ese es el consenso de las conversaciones protagonizadas por los ministros, diplomáticos, académicos y cooperantes de más de 100 países que hoy inauguraron el debate general de la Asamblea General sobre las perspectivas de lograr los ODM a medio camino del plazo impuesto cuando se lanzaron en el 2000.

A las conocidas críticas a los países más desarrollados por incumplir sus promesa de redoblar la financiación del desarrollo, ahora se suman las devastadoras consecuencias que pueden tener para los más pobres el exorbitante aumento del precio de los alimentos en el mercado mundial.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, aseguró en la apertura de los dos días de debate que se afronta "una emergencia" en la lucha contra la pobreza, pese al progreso logrado en algunas áreas y en algunas regiones en particular.

Citó como ejemplos de éxito "indiscutible" que tres millones de niños más logren sobrevivir comparado con hace ocho años, que dos millones más reciban tratamiento para el sida y que "millones" de menores cuenten con educación.

"Claramente se han logrado cambios reales, pero nos quedamos cortos de lo que sé que podemos lograr", apuntó.

En particular, reiteró la advertencia lanzada desde el año pasado por los expertos de Naciones Unidas de que la región del África subsahariana está en camino de incumplir todos los ocho objetivos del milenio.

A ese grupo de naciones rezagadas se unieron las dificultades de "algunas de las economías asiáticas de mayor crecimiento para mejorar la nutrición" o la incapacidad de los llamados "países de renta media" latinoamericanos de eliminar sus tradicionales bolsas de pobreza extrema.

Ban advirtió sobre las dificultades adicionales que representan para los más necesitados una posible desaceleración de la economía mundial y la incesante alza de los precios de los alimentos.

Granos básicos como el arroz, el trigo y el maíz prácticamente han duplicado su precio en los mercados mundiales en poco más de un año, lo que está provocando graves crisis alimentarias y disturbios a lo largo de todo el mundo.

Una de las consecuencias de estas alzas es la necesidad de aumentar las contribuciones a los mecanismos de ayuda al desarrollo, lo que hace todavía más imperioso que los países más ricos cumplan su promesa de acercarse a destinar el 0,7 por ciento de su Producto Interno Bruto (PIB) a la cooperación.

El presidente de la Asamblea General, Srgjan Kerim, recordó que alcanzar los objetivos significa sacar a 500 millones de personas de la pobreza, alimentar adecuadamente a 300 millones y salvar la vida de 30 millones de niños.

Consideró que 2008 debe ser el "año de las acciones" y recalcó que "los compromisos deben convertirse en actuaciones sobre el terreno".

"A medio camino entre la adopción de los objetivos y el plazo para cumplirlos, el paso que llevamos claramente es demasiado lento", agregó.

Otro punto destacado por algunos oradores fue la necesidad de revisar las políticas agrícolas proteccionistas de Estados Unidos y la Unión Europea (UE), que para sus críticos alimenta el explosivo aumento de los precios de los alimentos.

El empresario estadounidense Ted Turner, invitado de honor del almuerzo ofrecido por el presidente de la Asamblea, aseguró que como partidario del libre mercado quisiera ver un mayor acceso de los productores pobres a los mercados agrícolas ricos.

"Cuanto más reduzcamos las restricciones, más oportunidades de desarrollo ofrecemos a los más pobres", apuntó.

El fundador de la cadena de televisión CNN aprovechó su participación en el debate para anunciar la organización, a través de la Fundación de Naciones Unidas, de una campaña de recaudación de 200 millones de dólares para combatir la malaria.

Turner consideró que fracasar en los ODM significa abonar un mundo más inseguro, porque "paz y pobreza no van de la mano".