Público
Público

La ONU advierte que retirar rápido los estímulos retrasará la recuperación del empleo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Retirar antes de tiempo las medidas de estímulo adoptadas como respuesta a la crisis económica podría retrasar durante años la recuperación del empleo y expulsar a 43 millones de personas definitivamente del mercado laboral, según advirtió hoy la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

En su Informe sobre el trabajo en el mundo 2009, la OIT precisa que otros 5 millones de personas, que actualmente tienen trabajo, podrían perderlo si se retiran prematuramente dichas medidas.

"La primera razón para temer estas consecuencias es que la crisis del empleo global, que ya ha causado la pérdida de al menos 20 millones de puesto de trabajo desde octubre de 2008, aún no ha terminado, más allá de las primeras señales de recuperación económica", señaló Raymond Torres, director del Instituto Internacional de Estudios Laborales de la OIT.

Según explicó Torres en conferencia de prensa, 5 millones de trabajadores corren el riesgo actualmente de perder sus empleos en los 51 países de los que la OIT dispone datos, pues siguen trabajando, en general gracias a la ayuda gubernamental, en situaciones de jornada reducida, desempleo parcial u otras modalidades.

De retirarse esas ayudas de los gobiernos, subraya la OIT, esos 5 millones se sumarían "de manera inmediata" a las filas del desempleo.

Paralelamente, otros 43 millones de personas que actualmente no tienen trabajo corren el riesgo de quedar definitivamente excluidos del mercado laboral, por desempleo de larga duración o por dejar de buscar trabajo a falta de los programas adecuados, si la recuperación económica no es suficientemente fuerte.

"Este riesgo es especialmente alto en el caso de los trabajadores poco calificados, los inmigrantes y los trabajadores de más edad, así como las personas que desean incorporarse al mercado por primera vez", señala la OIT.

Torres destacó la importancia de las medidas adoptadas por algunos gobiernos para mitigar la pérdida de puestos de trabajo mediante la reducción de horas u otras prácticas para mantener los empleos, a pesar de la caída de la productividad.

Y lo ilustró con la comparación entre Alemania y España, donde "con un declive más o menos similar de la productividad -dijo-, en España se ha dado un aumento del desempleo mucho mayor que en Alemania".

El responsable de la OIT dijo que ese mayor aumento del desempleo en España obedece a que "no se han utilizado ese tipo de medidas para mantener el empleo y que la crisis se ha centrado allí en un sector específico, el de la construcción".

El informe tampoco recomienda una retirada prematura de las medidas de estímulo porque se considera que "la mayoría de las irregularidades del sistema financiero que están en la raíz de la crisis actual aún no han sido abordadas".

Por ello, insiste en que las medidas de estímulo y las políticas en general deben poner al empleo y la protección social en el centro de la respuesta a la crisis, de acuerdo al Pacto Mundial para el Empleo promovido por la organización.

"La extensión de las medidas de estímulo fiscal, si éstas estuviesen bien orientadas hacia el empleo, aumentaría el empleo en un 7 por ciento, en comparación con una retirada prematura de las medidas de apoyo fiscal", se lee en el informe.

A partir de las más recientes estimaciones del FMI, se deduce que en los países con un alto PIB per capita el empleo no volverá a los niveles anteriores de la crisis antes de 2013, a menos que se tomen medidas más decisivas para estimularlo.

En los países emergentes y en desarrollo, los niveles de empleo podrían comenzar a recuperarse a partir de 2010, pero no alcanzarán los niveles anteriores a la crisis antes de 2011.

La OIT preconiza, por otra parte, invertir en el medio ambiente, pues considera que la economía verde es una fuente potencial de creación de empleo.

"Imponer un precio a las emisiones de CO2 (...) y utilizar los ingresos que se originen para reducir los impuestos al trabajo aumentaría el empleo en un 0,5 por ciento para 2014, lo que equivaldría a generar más de 14,3 millones de nuevos empleos para la economía mundial", señaló Torres.

Actualmente, casi el 38 por ciento de todos los empleos se encuentra en sectores que producen altas emisiones de carbono.