Público
Público

La ONU alerta del "rápido deterioro" de la crisis humanitaria en Somalia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Somalia atraviesa una catastrófica crisis humanitaria que se deteriora rápidamente y que está provocada por la sequía, la inestabilidad del país y el encarecimiento incontrolado de los alimentos, alertó hoy el coordinador humanitario de la ONU para ese país, Mark Bowden.

"En estos momentos, estamos preocupados por el rápido deterioro de la situación en Somalia y las muchas más muertes que provocará si no actuamos con celeridad y de manera efectiva", dijo Bowden en una rueda de prensa en la sede de Naciones Unidas, en la que pidió mayor ayuda internacional para el país africano.

El coordinador humanitario del organismo señaló su preocupación ante el alarmante índice de malnutrición, "el más alto en el Cuerno de África al afectar al 30 por ciento de la población infantil de manera aguda", y subrayó que las necesidades humanitarias en el país no cuentan con los recursos financieros necesarios.

"Nuestras necesidades económicas han sido cubiertas solo en un 40 por ciento y no se han podido ni empezar a estudiar algunos de los problemas que se deben solventar para salvar miles de vidas en Somalia", indicó Bowden, quien aseguró que su oficina necesita más recursos para hacer frente a la crisis que atraviesa el país.

Entre los asuntos que han provocado el agravamiento de la situación humanitaria está, además de la inestabilidad política, el desorbitado encarecimiento de los alimentos, cuyo precio ha aumentado un 270 por ciento en el país desde el año pasado, según Bowden, quien señaló ese hecho como "una de las causas primordiales" de la crisis.

El experto humanitario de la ONU alertó especialmente de los problemas a los que se enfrentan los habitantes del sur del país, una zona de "difícil acceso, aunque no imposible" y donde se necesita urgentemente "asistencia sanitaria y alimentación terapéutica", así como el apoyo necesario para garantizar la supervivencia de la población.

Somalia carece de un Gobierno efectivo desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Siad Barre y pasaron a controlar el país grupos conocidos como "señores de la guerra" y clanes locales, además de milicias islámicas, lo que hace del control de su situación humanitaria algo todavía más complicado.

La alerta sobre Somalia se produce después de que la Oficina de Asuntos Humanitarios de la ONU informó el martes que los países del Cuerno de África (Etiopía, Somalia, Kenia, Uganda y Yibuti) sufren la peor sequía de los últimos sesenta años.

Es una catástrofe que padecen ya 10 millones de personas repartidas en esos cinco países y que ha llevado a que esa región experimente "la mayor crisis alimentaria de la actualidad".

Ante esa situación, según datos de la ONU, unos 15.000 somalís han huido cada mes de su país y cruzado a Kenia o Etiopía en busca de refugio.