Público
Público

La ONU alerta de que el mayor desafío para Libia es garantizar la seguridad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La ONU alertó de que el mayor desafío al que se enfrentan las nuevas autoridades libias tras la caída del régimen de Muamar el Gadafi y la puesta en marcha del proceso de transición es el de garantizar la seguridad en el país.

"El primer desafío y el de mayor importancia para las autoridades libias ahora es garantizar la seguridad", aseguró hoy el representante especial de la ONU para Libia, Ian Martin, ante los quince miembros del Consejo de Seguridad, a quienes informó sobre la situación que atraviesa actualmente el país norteafricano.

Martin señaló que se trata de "un problema que presenta múltiples facetas", pero indicó que entre las que más preocupan se encuentra la de "determinar el futuro de los combatientes revolucionarios", algo de "vital importancia" para la seguridad del país "a corto y largo plazo".

El también jefe de la Misión de Apoyo de las Naciones Unidas en Libia (UNSMIL) explicó que las nuevas autoridades trabajan ya en dar forma a un nuevo Ejército, donde tratan de integrar "a los militares que lucharon a favor de la revolución y a las brigadas formadas por civiles" que combatieron contra Gadafi.

Martin aseguró que el desafío en ese sentido es el de "limar asperezas" entre ambos y subrayó que siguen siendo esas brigadas las que velan en estos momentos por mantener la seguridad pública en el país mientras se despliega la nueva policía a cargo del Ministerio del Interior.

"Existen algunos elementos indisciplinados (de las brigadas) que pueden poner en peligro la seguridad pública, como demuestran los incidentes acontecidos recientemente en Trípoli y sus alrededores", añadió el representante especial en Libia, que aseguró que el nuevo ministerio trabaja para asumir el control de esos combatientes.

Además, la ONU sigue preocupada por la gran presencia de armas convencionales y no convencionales que todavía siguen sin control en el país, entre los que destacan los sistemas de defensa antiaérea, cuyo alto número preocupa sobre todo a los países vecinos a Libia, aunque por lo que se refiere a armas químicas y materiales nucleares, la situación parece estar más bajo control.

Martin presentó ante el Consejo de Seguridad el último informe sobre Libia del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, un texto en el que, además de alertar sobre la situación de la seguridad, se anima a los libios a trabajar por la reconciliación a través de una transición democrática.

Sin embargo, también se llama la atención sobre "la continuación de las detenciones arbitrarias y los abusos y la discriminación contra los nacionales de terceros países y contra grupos de ciudadanos de Libia".

"Si bien los presos políticos del régimen de Gadafi han sido puestos en libertad, hay aproximadamente 7.000 detenidos en las cárceles y en centros de detención improvisados, la mayoría de los cuales están bajo el control de las brigadas revolucionarias, sin acceso a debido proceso", indica el informe.

El texto señala que es "esencial actuar lo antes posible para poner fin a las detenciones arbitrarias", de las que son objeto de manera habitual los africanos subsaharianos.

"Algunos han informado de que han sido objeto de torturas y malos tratos. Se han comunicado casos de personas a quienes se ha maltratado por el color de su piel. Ha habido también informes de mujeres detenidas sin la presencia de guardas femeninos y bajo supervisión masculina, y de niños detenidos junto con adultos", añade.

El texto llama así a "impedir los abusos, lograr la puesta en libertad de aquellos cuya detención no debería prolongarse y asegurar que en el futuro solo se hagan detenciones en el marco de la ley".

"Confío en que los líderes de la nueva Libia están verdaderamente comprometidos con la construcción de una sociedad basada en el respeto a los derechos humanos, pero hay que actuar con rapidez para acabar con los abusos", asevera Ban en su informe.