Público
Público

La ONU anima a mejorar el mundo para el habitante 7.000 millones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La ONU animó hoy a la comunidad internacional a redoblar los esfuerzos por mejorar el mundo y que el recién llegado habitante 7.000 millones crezca en un planeta donde se reduzcan las desigualdades que afectan a millones de personas, con independencia del país en que ese niño haya nacido.

"Una población de 7.000 millones es un desafío, pero al mismo tiempo también es una oportunidad dependiendo de cómo se prepare la comunidad internacional", dijo el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ante la prensa en la sede central del organismo.

Ban dio así la bienvenida al habitante 7.000 millones, que la ONU calcula que nació el lunes en alguna parte del mundo, y recordó la importancia de que "toda la comunidad internacional" trabaje en varios frentes para mejorar el espacio que comparte la humanidad y para erradicar "la creciente brecha entre ricos y pobres".

"Hoy recibimos al bebé 7.000 millones. Al hacerlo, debemos reconocer nuestra obligación moral y pragmática de hacer lo correcto por él o por ella", señaló el secretario general, que animó así a la comunidad internacional a cambiar "el mundo de terribles contradicciones" que existe actualmente.

Según Ban, se trata de un mundo "con mucha comida, pero con mil millones de personas pasando hambre, con estilos de vida fastuosos para algunos, pero con pobreza para demasiados, y con grandes avances en medicina mientras que cada día hay muertes de madres al dar a luz y niños por beber agua sucia".

"Se gastan miles de millones en armas para matar en lugar de dedicarlos a la seguridad de las personas", añadió, al tiempo que indicó que durante su participación en la cumbre del G20 esta semana en Cannes (Francia) enviará "un mensaje alto y claro a los líderes mundiales".

"Piensen en nuestros niños, piensen en el futuro, con visión y amplitud de miras", aseguró Ban, quien indicó que, pese a la crisis financiera que afecta al mundo, "con la austeridad fiscal al orden del día", no se puede "romper nuestro pacto solemne con los pobres del mundo".

El diplomático surcoreano repasó los desafíos más importantes que vive el planeta, como la hambruna en el Cuerno de África, los enfrentamientos en Siria y en Yemen, donde pidió que se detengan "de inmediato los asesinatos de personas" y que los líderes de esos países aprendan "de lo que han visto y de las lecciones del pasado" e inicien cuanto antes un "diálogo sin exclusiones".

El máximo responsable de la ONU señaló que el G20 necesita "lidiar con todos los problemas directa e inequívocamente", porque "la población del mundo quiere respuestas de los líderes y esperan soluciones, no medidas a medias o excusas".

Ban alertó además de que "la pobreza extrema, la inseguridad alimentaria, la desigualdad y el alto índice de mortalidad están interconectados en un círculo vicioso", y animó a romper con ese círculo y evitar cuanto antes los "grandes problemas" que pueden presentarse ahora y, sobre todo, en 2043.

Para esa fecha, el organismo internacional calcula que la Tierra alcanzará 9.000 millones de habitantes, de los que 7.000 millones vivirán en ciudades, por lo que dijo que es apremiante que "la comunidad internacional se comprometa a reducir las emisiones de gases contaminantes en el 50 por ciento e incluso mucho más".

"Si no es así, no podremos superar los desafíos que tenemos por delante", explicó Ban, al tiempo que aseguró que "el desarrollo sostenible es la prioridad número uno de la ONU", por lo que pidió compromiso a los miembros de la comunidad de cara a la cumbre de Río+20, que se celebrará en Brasil en 2012.

De ese encuentro, dijo Ban, debe salir "un plan de acción concreto y funcional" que responda a todos los asuntos importantes que preocupan a la ONU, como "la población, el cambio climático, la escasez de agua, la seguridad alimentaria, los derechos humanos o la sanidad" entre otros.

El máximo responsable de la ONU evitó mencionar dónde ha nacido el habitante que ostenta la cifra de los 7.000 millones después de que bebés en Rusia, India y Filipinas reclamaran el título, y señaló que "hoy no es el día de un solo recién nacido o incluso una generación, sino un día sobre toda la familia humana".

Ban participó en el encuentro con la prensa junto al director ejecutivo del Fondo de Población de las Naciones Unidas, Babatunde Osotimehin, y el presidente de la Asamblea General, el catarí Abdulaziz Al Naser, quien defendió: "en un mundo de 7.000 millones de personas, es nuestra obligación colectiva asegurar la justicia fundamental, la igualdad y la dignidad para todos".