Público
Público

La ONU aprueba una declaración que espera sea "el principio del fin" del sida

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Asamblea General de la ONU adoptó hoy por unanimidad una nueva declaración política para tratar de erradicar el sida con el compromiso de la comunidad internacional de que el acceso al tratamiento contra el VIH sea universal antes de 2015.

"Esta declaración quiere abrirnos el camino al principio del fin del sida", dijo hoy a la prensa el subdirector del Programa Conjunto de las Naciones Unidas contra el Sida (Onusida), Paul De Lay, quien aplaudió el compromiso para acabar con una pandemia que dura ya treinta años.

El texto reconoce que "pese a los avances de las últimas décadas la pandemia (el sida) sigue suponiendo una catástrofe humanitaria sin precedentes", mientras que los Gobiernos se comprometieron a redoblar sus esfuerzos para lograr un tratamiento universal en los próximos cuatro años.

Se pone de manifiesto así que el tratamiento es una de las medidas más eficientes para promover la prevención del contagio y "acabar con la pandemia mundial del sida".

"El mundo ha reconocido que la prevención debe ser el pilar de la lucha contra el sida y la conclusión de que tratamiento es prevención hará que el mundo se beneficie enormemente", agregó De Lay, quien destacó que gracias al tratamiento se han reducido las nuevas infecciones en la última década.

La promesa de lograr el acceso universal a los antirretrovirales significa que la comunidad internacional se compromete a que esos medicamentos lleguen a 15 millones de personas, más del doble de las que ahora tienen acceso a ellos en los países más pobres del mundo.

La declaración muestra la preocupación especial de la comunidad internacional con el continente africano, "la región más afectada por el sida y que requiere una acción urgente y sin precedentes en todos los niveles para reducir los devastadores efectos" de la enfermedad.

En ese sentido, la declaración pide a los Gobiernos africanos que aumenten "sus propias respuestas nacionales".

Los países también se han comprometido a reducir las transmisiones sexuales y por drogas inyectadas del VIH a la mitad antes de 2015, así como a eliminar totalmente el contagio del virus de madre a hijo de aquí a cuatro años.

Se calcula que en las tres décadas transcurridas desde que se descubrió la enfermedad más de 60 millones de personas se han infectado, al menos 30 millones han muerto y más de 16 millones de niños han quedado huérfanos a causa de la enfermedad.

Los Gobiernos, además, se comprometen a "acelerar la investigación y el desarrollo de una vacuna contra el sida segura, asequible y efectiva".

Además, piden que se reduzcan los costes de los tratamientos y que se mejoren y se abaraten los sistemas de diagnóstico, por lo que hacen un llamamiento especial para lograr la colaboración de las compañías farmacéuticas.

Numerosas organizaciones habían pedido una mención especial a la población femenina en el texto, y la declaración reconoce con "enorme preocupación" que "las mujeres y las niñas son todavía las más afectadas por la epidemia" y "llevan una carga desproporcionada" de la enfermedad.

En ese sentido, la comunidad internacional se propone "acabar con las desigualdades de género, los abusos y la violencia machista", y que las mujeres y las niñas "puedan protegerse mejor de las infecciones, mediante programas de salud reproductiva".

La declaración también hace referencia a los jóvenes, ya que son las personas entre los 15 y los 24 años quienes acumulan un tercio de todas las nuevas infecciones del virus, con más de 3.000 "infectándose cada día", e incluye el compromiso de "apoyar la participación activa y el liderazgo de los jóvenes" en esta lucha.

En materia económica, los Gobiernos han acordado aportar el dinero necesario a la lucha contra el sida en los países pobres, unos fondos que Onusida cifra entre 22.000 y 24.000 millones de dólares al año.