Público
Público

La ONU busca inversores verdes para acabar con la economía marrón

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Más de cien ministros y expertos de la sociedad civil comenzaron hoy la X sesión especial del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), en Mónaco, en busca de inversores "verdes" contra el cambio climático.

A pesar de que Achim Steiner, Director Ejecutivo del PNUMA, admitió en rueda de prensa que "la razón por la que estamos aquí es por un fallo del mercado" -el cambio climático originado por el uso masivo de combustibles fósiles-, existe un amplio consenso en buscar la solución en la financiación privada.

Este sector empresarial, concienciado del problema del cambio climático e interesado en buscar un nicho de negocios "verdes", debe ser, según el PNUMA, la principal herramienta para pasar de una economía "marrón", basada en los hidrocarburos, a una ecológica que frene, o no agrave, el cambio climático.

"La movilización de fondos, el enfoque hacia los mercados y la promoción de la innovación de nuevas tecnologías serán fundamentales para negociar exitosamente el plan de acción" contra el cambio climático, dijo Achim Steiner.

El llamamiento a los inversores a incrementar su participación en la "economía verde" y la búsqueda de un consenso ante la reunión de Copenhague, el año que viene, fueron los dos asuntos principales el primer día de los trabajos que durarán hasta el viernes.

En la inauguración de la reunión se presentó también el estudio GEO-4, Perspectivas del Medio Ambiente Mundial, preparado por el PNUMA, que incide, este año, en la amenaza que supone para la salud del planeta el hecho comprobado del deshielo ártico y glaciar.

Por primera vez, fuera de los círculos académicos, la publicación advierte de las todavía no calculadas consecuencias de una eventual emisión masiva de metano a la atmósfera debido a la licuefacción del permafrost que rodea al Círculo Polar Ártico.

"Un estudio reciente -dice el GEO-4- ha estimado que el promedio anual de emisiones netas de metano a fines del siglo XX (procedentes del permafrost) al norte de la latitud 45 fue de 51 millones de toneladas métricas".

Pero "la cantidad de carbono almacenada en la materia orgánica del permafrost es asombrosa -sigue el estudio-: se calcula una cifra entre 750.000 y 950.000 millones de toneladas métricas, cantidad equivalente o superior a los 800.000 millones que ya se encuentran actualmente en la atmósfera", y este permafrost ha comenzado a licuarse.

El PNUMA también advierte de las desconocidas consecuencias de comenzar a aprovechar industrialmente las enormes concentraciones de hidratos -combustible gaseoso encerrado en agua congelada- que se han descubierto en el fondo de los mares árticos.

"Se calcula que los depósitos oceánicos de hidrato de gas almacenan entre 2.000 y 5.000 millones de toneladas métricas de carbono en forma de metano, aunque según algunos cálculos esa cifra se elevaría a 10.000 millones", afirma el estudio del PNUMA.

En comparación, todas las reservas actuales de carbón contienen sólo 5.000 millones de toneladas.

"La existencia total calculada de metano en los depósitos mundiales de hidratos es comparable o superior al resto de los depósitos de combustibles fósiles tradicionales combinados, lo que impulsa la idea de extracción de hidratos de metano como fuente de energía fósil", según GEO-4.

La sesión inaugural de la cita de Mónaco estuvo precedida de una reunión del grupo de la sociedad civil en la que participaron representantes de organizaciones no gubernamentales, científicos, sindicalistas y ecologistas, cuyas recomendaciones fueron, en su mayoría, una mayor implicación del sector público estatal y de las instituciones internacionales.

Lejos de los micrófonos, los asistentes a la reunión del PNUMA manifestaron su interés por modificar el estatus del organismo dentro de la ONU, donde es actualmente un programa, sin los recursos, autoridad ni presupuestos de los que gozan las agencias internacionales.

Los ministros también estudiarán un informe sobre cómo reducir el comercio internacional de sustancias peligrosas, recomendaciones sobre cómo mejorar el manejo de desechos y las consecuencias de sobreutilizar los recursos pesqueros.