Público
Público

ONU pide a Israel y Líbano que cesen las violaciones a la resolución que puso fin a la guerra de 2006

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La ONU pidió hoy a los Gobiernos de Israel y Líbano que pongan fin a las violaciones de la resolución 1701, que puso fin a la guerra de 2006, si quieren avanzar en la estabilización de su zona fronteriza.

El coordinador especial de la ONU para el Líbano, Michael Williams, dijo en una intervención ante el Consejo de Seguridad que hay "indicios inquietantes" en la zona, aunque rechazó las posturas alarmistas que auguran un regreso a las hostilidades.

Aseguró que la ONU tiene la esperanza de que la formación el lunes de un nuevo Gobierno de unidad nacional en el Líbano contribuya a profundizar la implementación de la resolución 1701, que ha proporcionado estabilidad a la región tras el conflicto entre el Ejército israelí y las milicias del movimiento chií libanés Hizbulá.

"El cese de hostilidades ha aguantado bastante bien, y creo que se debe a la Fuerza Interina de las Naciones Unidas para el Líbano (FINUL), y obviamente al Líbano e Israel", apuntó.

Sin embargo, advirtió de que "quedan muchas cosas por hacer para salvaguardar lo que se ha alcanzado en los últimos tres años", en referencia a las distintas violaciones de la resolución que cometen los bandos.

En particular mencionó el lanzamiento de cohetes contra Israel, el mantenimiento de arsenales por parte de los grupos armados libaneses, las incursiones áreas y marítimas israelíes que violan la soberanía libanesa, así como el uso por parte israelí de material de escucha en suelo libanés.

"Al tiempo que celebramos el compromiso de las partes con la resolución 1.701, algo que es crucial, resaltamos la importancia de que adopten medidas tangibles para avanzar hacia una alto el fuego permanente y una solución a largo plazo", indicó.

Williams advirtió de que Líbano, Israel y la comunidad internacional deben estar más alerta y redoblar el esfuerzo en los próximos meses para poder avanzar en la pacificación del sur del Líbano.

En un encuentro a la salida de la reunión, el representante de la ONU se negó a afirmar con rotundidad de que grupos armados libaneses han dejado de recibir armas a través de la frontera con Siria.

"Es un hecho que Líbano carece de un régimen de control de fronteras activo como el que suelen tener todos los países en sus fronteras", dijo.

Al mismo tiempo, Williams reiteró que el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condena "todas las violaciones de la resolución 1701".

Esta declaración del coordinador de Naciones Unidas fue en respuesta a las críticas de algunas fuerzas políticas libanesas contra el último informe del secretario general, al que acusan de pasar por alto las violaciones cometidas por Israel con sus continuadas incursiones en el espacio aéreo de su vecino.

Por su parte, el presidente de turno del Consejo de Seguridad, el embajador austríaco Thomas Mayr-Harting, transmitió a la salida de la reunión el "beneplácito" con que el órgano acogió la formación de un nuevo Ejecutivo en Beirut y también reiteró el respaldo a la labor de la ONU en el país.

Indicó que no analizaron la reciente captura israelí en alta mar de un barco con armas supuestamente procedentes de Irán y con destino a Hizbulá, aunque algunos países, como Reino Unido, expresaron preocupación por el incidente.