Público
Público

La ONU quiere acelerar las conversaciones sobre el Sáhara

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, dijo el lunes que pediría al mediador de la ONU para el Sáhara Occidental que tratara de acelerar una nueva ronda de conversaciones en un intento por salvar la vida a Aminatu Haidar, una activista saharaui en huelga de hambre en España.

Haidar lleva en huelga de hambre en el aeropuerto canario de Lanzarote desde hace casi un mes, desde que las autoridades marroquíes la volvieron a subir a un avión cuando volvía a casa tras un viaje a Nueva York.

Ban entró en la disputa la semana pasada, cuando sostuvo conversaciones telefónicas con el ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, el jueves y entrevistándose con el ministro marroquí de Exteriores, Taieb Fassi Fihri, en Nueva York el viernes.

Haidar demanda regresar al Sáhara Occidental, pero Marruecos se niega a que regrese a menos que jure lealtad a su jefe de Estado, el rey Mohamed VI, cuyo padre se hizo con el control de la mayoría del territorio en 1975 después de que España, la antigua colonia, se retirara.

estancadas - auspiciadas por la ONU, entre Marruecos y el Frente Polisario, grupo independentista del Sáhara.

En una rueda de prensa habitual, Ban vinculó ambos asuntos, diciendo que abordar la crisis de Haidar "realmente requiere que las Naciones Unidas haga más en esta negociación política"

El secretario general dijo que discutiría con su enviado en el Sáhara, el ex diplomático estadounidense Christopher Ross, sobre "cómo acelerar el proceso político".

NEGATIVA A CEDER

Marruecos ha ofrecido una autonomía al territorio, pero el Polisario quiere que se celebre un referéndum entre sus habitantes que incluiría la total independencia como una de las opciones. Ambas partes se han negado a ceder de sus posiciones en unas conversaciones que comenzaron en 2007.

Los diplomáticos occidentales dicen que la diputa sobre el Sáhara, un territorio ligeramente mayor que Gran Bretaña con menos de medio millón de habitantes, está dañando los esfuerzos por luchar contra la insurgencia vinculada a Al Qaeda que se extiende a través del desierto del Sáhara.

La última reunión entre Marruecos y El Polisario se celebró en agosto en Duernstein, Austria. Aunque no hubo avances, ambas partes dijeron que esperaban entrevistarse de nuevo este año.

Pero el viernes, Fihri acusó a Haidar de chantaje y dijo que la huelga de hambre era una maniobra del Polisario y Argelia, que lo respalda, para distraer la atención sobre lo que calificó de una negativa a mantener más conversaciones sobre el Sáhara Occidental.

Ban dijo que era importante que la próxima ronda de negociaciones comenzara lo antes posible.

El responsable de la ONU dijo que había transmitido a Fihri su "muy seria inquietud" por la salud de Haidar.

"Desde el punto de vista humanitario deberían adoptarse todas las medidas posibles. En este sentido he ofrecido mi disposición para adoptar todas las medidas necesarias aceptables para el lado marroquí", dijo Ban sin aportar más detalles.

Pero el representante del Frente Polisario ante la ONU, Ahmed Boukhari, dijo que creía que Marruecos deseaba la muerte de Haidar, un desenlace que en su opinión asestaría "un golpe fatal" a las negociaciones.

"No podemos negociar sobre el cadáver de esta señora", dijo Boukhari a Reuters.

Un médico español ha declarado que la salud de Haidar está cerca de sufrir deterioros irreversibles que podrían matarla incluso si abandona la huelga de hambre.

El Gobierno español le ha pedido que abandone su huelga de hambre. Pero ella se niega a hacerlo y ha declinado documentación de refugiada para viajar y un pasaporte español.

El ministro Moratinos, tras una reunión en Washington con la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, volvió a pedir a Haidar que suspenda el ayuno, y afirmó que el Gobierno español estaba buscando soluciones a la situación y que no estaba prevista la intervención del rey Juan Carlos I, que mantiene buenas relaciones con Mohamed VI.