Público
Público

La ONU recomienda estrategias culturales orientadas al desarrollo y la igualdad de la mujer

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Naciones Unidas recomendó hoy a los gobiernos incluir estrategias culturales orientadas al desarrollo y la igualdad de la mujer, así como la promoción de los derechos humanos, si quieren tener éxito en la lucha contra la pobreza.

En "Ámbitos de convergencia: Cultura, género y derechos humanos", el informe de 108 páginas publicado hoy por el Fondo de la ONU para la Población Mundial (UNFPA) se subraya que la cultura es un componente central del desarrollo exitoso de los países pobres y debe ser integrada en sus políticas y programas de desarrollo, así como en la asistencia humanitaria.

Asimismo, se indica que ese tipo de estrategias sensibles a los valores culturales pueden reducir las prácticas nocivas contra la mujer y promover los derechos humanos, como la igualdad de género y la ampliación de los medios de acción de la mujer.

Los expertos que han elaborado ese informe sobre el estado de la población mundial en 2008, el año en que se cumple el 60 aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos, se han basado en el concepto de que el marco internacional de derechos humanos tiene validez universal, ya que se expresan valores comunes a todas las culturas y protegen a los grupos y a los individuos.

En el documento se subraya también que "los enfoques con sensibilidad cultural requieren un conocimiento a fondo de cada cultura: familiaridad con las maneras en que operan las culturas y las maneras de colaborar con ellas".

Sugiere alianzas, como entre el mismo Fondo e instituciones civiles de base comunitaria, para crear estrategias eficaces que promocionen los derechos humanos y pongan fin a abusos como la mutilación o corte genital femenino, o los matrimonios infantiles.

En ese sentido señala que "sensibilidad y compromiso cultural no significan aceptar las prácticas tradicionales nocivas ni dar carta blanca a los abusos contra los derechos humanos".

"Pese a numerosas declaraciones y afirmaciones en apoyo de los derechos de la mujer, la desigualdad de género está generalizada y en muchas culturas está profundamente arraigada", afirma el documento que advierte de que a veces son las mismas mujeres las que apoyan situaciones negativas, "en la creencia de que protegen a sus hijos y a sí mismas".

El informe indica que las mujeres y las niñas son las tres quintas partes de los mil millones de personas más pobres del mundo.

También señala que ellas son "las dos terceras partes de los 960 millones de adultos del mundo que no saben leer, y las niñas constituyen el 70% de los 130 millones de niños que no asisten a la escuela".

"Cuando se describe a las mujeres como víctimas y a los hombres como agresores se hace caso omiso de las realidades culturales y de la diversidad de responsabilidades que la mujer asume en tiempos de guerra, como jefa y sostén de la familia, fuente de cuidados para sus familiares y combatiente", indica el documento.

Los expertos de la ONU también subrayan que los avances en igualdad de género "nunca se han logrado sin una lucha cultural".

Agregan que en el caso de América Latina, por ejemplo, las mujeres han logrado que "la violencia por motivos de género sea visible al lograr que se legisle contra ella, pero la imposición en la práctica de esas leyes sigue tropezando con problemas".

Respecto a la asistencia humanitaria en situaciones de conflicto, los expertos de la ONU afirman que debe preservar los progresos logrados por las mujeres hacia la igualdad de género, incluidos la salud reproductiva y los derechos reproductivos.

"La cultura no es un muro que haya que derribar. Es una ventana para ver, una puerta para abrir y lograr mayores adelantos hacia la vigencia de los derechos humanos", afirma en el prólogo del informe la directora ejecutiva de UNFPA, Thoraya Ahmed Obaid.

Para afianzar la protección de los derechos, la agencia de la ONU sugiere alianzas con grupos sociales y recuerda que suelen ser de éxito con el ejemplo de que en Camboya, las monjas y monjes budistas ocupan un lugar prominente en la lucha contra el VIH y el sida.