Público
Público

La ONU reducirá su personal de Afganistán

Pretende evacuar a más de la mitad de su equipo tras los últimos ataques contra una de sus sedes en Kabul

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La ONU empieza a reducir su presencia en Afganistán. La organización tiene previsto trasladar o evacuar a más de la mitad de su personal extranjero destinado en el país asiático debido a la falta de seguridad, según una fuente del organismo. El lunes, la organización anunció también la reducción de sus diplomáticos en Pakistán por la misma razón.

El portavoz de Naciones Unidas Aleem Siddique confirmó la reubicación de cerca de 600 de sus 1.100 funcionarios internacionales. Algunos serán redistribuidos en sitios considerados seguros dentro de Afganistán y algunos, directamente, serán evacuados, aunque la distribución final todavía no ha sido determinada, según dijo el propio Siddique.

La decisión ha sido tomada después de los últimos ataques contra una de sus casas de huéspedes en los que murieron cinco de sus empleados y cuatro afganos. Por otro lado, la reducción de la presencia de la ONU en Afganistán no implica una retirada progresiva de Naciones Unidas del país. 'Hemos estado en Afganistán durante medio siglo y no vamos a salir ahora. El pueblo afgano quiere que nos quedemos', alegó Siddique.

Este anuncio entra dentro de una evaluación de la ONU del nivel de seguridad del personal de su misión en Afganistán. La cifra de los funcionarios que serán trasladados es menor de la que se preveía en un primer momento.

'Hemos estado en Afganistán durante medio siglo y no vamos a salir ahora'

Otra portavoz de la ONU, Michele Montás, señaló, a su vez, que desde el atentado de la semana pasada se ha reubicado a personal que residía en viviendas consideradas particularmente vulnerables y se ha iniciado una revisión de las condiciones de seguridad de las 94 casas de huéspedes empleadas por la ONU en la capital afgana.

Asimismo, declinó precisar si el organismo mundial estudia aumentar la protección de sus instalaciones con el despliegue de 'cascos azules', la contratación de empresas de seguridad o soldados de la coalición internacional que asiste al Gobierno de Kabul en la lucha contra los talibanes.

'Estamos considerando todas las opciones', apuntó la portavoz de la ONU, quien declinó dar más detalles sobre las medidas de seguridad adicionales adoptadas por UNAMA, la misión de la ONU en Afganistán, tras el atentado del 28 de octubre contra una de sussedes.

A principios de semana, la ONU también anunció una reducción de su personal en Pakistán por el mismo tema. Los talibanes están siendo capaces de atentar contra el personal de la ONU sin que los soldados locales puedan evitarlo. Por ello, Naciones Unidas ha decidido dejar sólo al personal imprescindible en algunas provincias como las regiones tribaeles de la frontera con Afganistán.

En un comunicado difundido en Islamabad, la ONU informó el pasado lunes de que su secretario general, Ban Ki Moon, ha declarado la fase 4 de 'emergencia' tanto en las demarcaciones tribales (FATA) como en la Provincia de la Frontera del Noroeste (NWFP) en Pakistán 'teniendo en cuenta la intensa situación de seguridad en la región'.

Tras la decisión, un atentado suicida en las inmediaciones de un hotel de lujo acabó con la vida de 30 personas en Rawalpindi.