Público
Público

La ONU reúne a Marruecos y el Polisario para continuar el diálogo sobre Sahara Occidental

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Marruecos y el Frente Polisario celebran el 8 y 9 de noviembre en Nueva York una tercera reunión informal sobre el futuro del Sahara Occidental, que tendrá como telón de fondo el aumento de las tensiones en la ex colonia española.

La cita de dos días convocada por el enviado especial de la ONU, Cristopher Ross, a la que también asistirán observadores de Argelia y Mauritania, tendrá lugar en la localidad de Manhasset, a las afueras de Nueva York, que ya ha sido escenario de conversaciones anteriores.

El objetivo de la reunión es avanzar en la preparación de una quinta ronda del proceso de negociación que las dos partes iniciaron en 2007, pero que desde hace dos años permanece estancado y no tiene visos de reanudarse.

También servirá para medir el posible impacto de la tensión que se vive en el territorio a raíz de la instalación del campamento saharaui de protesta de Gdeim Izik, en las afueras de El Aaiún, que se encuentra rodeado por las fuerzas de seguridad marroquíes.

Un adolescente saharaui, Nayem Elghari, murió tiroteado por agentes marroquíes el pasado 23 de octubre cuando intentaba acceder al campamento junto a otras personas.

Además, el viernes pasado el inicio del juicio contra siete activistas en un tribunal en Casablanca derivó en una auténtica batalla campal entre marroquíes y saharauis, en la que dos periodistas españoles fueron agredidos por parte del público.

Para el representante del Polisario ante la ONU, Ahmed Bujari, esta tercera reunión informal servirá para "examinar si hay algo de nuevo en la posición marroquí que se ajuste con el consenso implícito de que se deben discutir las dos propuestas".

Hasta ahora, Rabat se ha negado a discutir en la mesa de negociaciones cualquier otra propuesta que no sea el plan de autonomía que presentó hace tres años al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

"Marruecos debe tomar nota de la realidad nacional saharaui, ya que ningún país le reconoce la soberanía sobre el territorio", dijo a Efe el dirigente del Polisario, que asistirá a las conversaciones como parte de la delegación encabezada por el presidente del parlamento saharaui, Jatri Aduh.

Bujari pidió a Francia y España que alienten a la reflexión al Gobierno marroquí, para que acepte considerar la propuesta del Polisario de celebrar un referéndum de autodeterminación en el que la independencia sea una de las opciones.

Fuentes diplomáticas marroquíes dijeron a Efe que no se ha confirmado oficialmente la composición de la delegación de su país, pero se espera que de nuevo sea encabezada por el ministro de Asuntos Exteriores, Taib Fasi Fihri.

La reunión, además, se celebra con el telón de fondo de las tensiones que entre las partes se han generado durante el fin de semana.

El rey Mohamed VI de Marruecos pronunció el sábado un discurso con motivo del 35 aniversario de la "Marcha Verde" y de la anexión del Sahara Occidental, en el que reivindicó la parte del territorio bajo control del Polisario al advertir que su país "no tolerará ninguna violación, alteración o duda de la marroquinidad" al este del muro militar marroquí.

El muro de arena, de unos 2.700 kilómetros, fue levantado en la década de 1980 por Marruecos, que controla el norte y oeste del territorio en litigio, mientras que el independentista Polisario domina el este, la zona fronteriza con Argelia y Mauritania.

Tras el discurso, el Polisario consideró este domingo esas palabras como "grave amenaza" contra la seguridad y la estabilidad de la región, así como para los esfuerzos internacionales en pro de la paz.

El ministerio de Información saharaui consideró que esas "amenazas" se dirigían contra los saharauis que viven en los territorios bajo control del Polisario, así como "contra Argelia que acoge a los refugiados saharauis", según un comunicado difundido por la Agencia de Prensa Saharaui (SPS).

Marruecos y el Polisario han celebrado desde 2007 cuatro reuniones directas en Manhasset, sin que hayan logrado acercar sus posiciones.

Posteriormente se reunieron de manera informal, en Viena y Nueva York, pero tampoco se registraron avances.