Público
Público

Las opciones de Zelaya son el asilo o entregarse a la justicia, asegura el Gobierno de facto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las opciones del depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, para abandonar la embajada de Brasil en Tegucigalpa son irse del país como asilado político o presentarse ante la justicia, donde tiene procesos pendientes, dijo hoy el ministro de Gobernación del Gobierno de facto, Oscar Matute.

"¿Qué opción le queda al ciudadano don José Manuel Zelaya Rosales? Sale con una petición de asilo de una nación hermana o se somete a las autoridades judiciales para que sus abogados, que tiene muy buenos abogados, hagan las defensas pertinentes", dijo Matute.

Recordó, en declaraciones a la radio HRN, que "es de público conocimiento que Zelaya tiene acciones judiciales pendientes en los tribunales de la República" por delitos políticos y comunes.

Matute reiteró que el Gobierno de facto rechazó anoche otorgarle un salvoconducto a Zelaya, solicitado por la embajada de México, porque "no define el estatus bajo el cual pretendieron amparar" al mandatario depuesto por el golpe de Estado del 28 de junio pasado.

"Era un simple salvoconducto", pero "si el Gobierno de México tiene a bien hacer una solicitud con todas las formalidades y requisitos que establece la Convención de Caracas (sobre asilo) el Gobierno del presidente Roberto Micheletti está dispuesto a considerarlo y acceder", reafirmó.

"Si hay alguna petición formal de asilo para el ciudadano don José Manuel Zelaya Rosales, con mucho gusto la atenderíamos, sin dilación alguna", puntualizó Matute.

Zelaya, sin embargo, aunque ha confirmado la tramitación del salvoconducto, ha reiterado que no ha solicitado ni quiere asilo político en ningún país, sino que, de salir de Honduras, que sea siempre con su investidura de presidente de la República.

Anoche en declaraciones a la cadena Televisa, Zelaya explicó: "el régimen de facto sacó un documento de la manga como condición para mi salida hacia México, una condición denigrante, indigna, que me estaba sometiendo a presentar renuncia sobre mi investidura de presidente".

Matute recordó que el pasado día 2 el Congreso Nacional rechazó la restitución de Zelaya.

La Embajada mexicana en Tegucigalpa tramitó el salvoconducto a petición de Zelaya, según la solicitud divulgada por la Casa Presidencial.

El director de la Academia Diplomática de la cancillería, Rafael Leiva, señaló que "algunos países todavía persisten en ver a Honduras, a su Gobierno, en una forma inusual; es decir, este es un Gobierno de leyes y la petición no se hizo llenando los requisitos".

Matute y Leiva recordaron que Brasil considera a Zelaya solo como un "huésped" en su embajada, donde permanece desde el 21 de septiembre.

"Aquí lo que se ve es que ha habido toda una trama, y para evitar que Brasil solicite salvoconducto, porque tenía que decir Brasil, si ese país lo solicita, en qué condición tiene que viajar el señor Zelaya, y Brasil siempre se ha negado a determinar en qué condición se encuentra" en su embajada, añadió Leiva.

"Por lo tanto", enfatizó, "parece ser, todo indica, que utilizaron otro país, como es el caso de México, para que ese país lo solicitara (el salvoconducto)"

"Brasil rehuye y le ha tirado la carga al Gobierno de México", comentó Leiva también a HRN.

El Gobierno de México envió anoche un avión para llevar a Zelaya hacia ese país, pero tras el rechazo del salvoconducto fue desviado a El Salvador, según el canciller hondureño, Carlos López.