Público
Público

La operación Gürtel no pasa factura al PP

Tras su triunfo en Galicia, los conservadores crecen cuatro puntos en intención de voto y aventajan en 1,5 a los socialistas 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El PSOE ha dilapidado la ventaja que mantenía desde el pasado mes de septiembre. Si se celebraran ahora elecciones, el Partido Popular vencería a los socialistas por 1,5 puntos.

Desde la celebración de las elecciones generales en marzo de 2008, sólo en una ocasión en septiembre, el PP se había puesto por delante de los socialistas. Entonces superó en ocho décimas al partido del Gobierno. Hoy lo hace por casi el doble. Aunque la cifra entra dentro de lo que debe considerarse un empate técnico, la diferencia empieza a ser significativa.

El vuelco respecto al Publiscopio del mes de enero es de cinco puntos y responde a dos razones: caen los socialistas, pero, sobre todo, crece el PP. Mientras que los votantes castigan con un retroceso de un punto la gestión de la crisis del Gobierno, los de Rajoy aprovechan el tirón de su victoria en Galicia para recuperar de golpe cuatro puntos.

El de este mes es su mejor dato de la legislatura, un 40,7% en voto estimado. Ni siquiera lastra al PP la trama de corrupción que ha investigado el juez Baltasar Garzón y que implica a altos cargos del partido, el denominado caso Gürtel, que cuenta con casi 60 personas imputadas. Por primera vez, la derecha supera incluso el porcentaje de sufragios que logró en las pasadas elecciones generales, en marzo de 2008, cuando alcanzó el 40,1%.

También son malas las noticias para el PSOE en intención directa de voto. Aunque la mayor cantidad de sufragios ocultos entre los conservadores hace que sigan por debajo, la tendencia se asemeja bastante a la de la estimación.

En marzo, un 27,2% de los encuestados reconoció abiertamente que apostaría por los socialistas, 1,2 puntos menos que en enero. Por el contrario, los conservadores crecieron 2,2 puntos y se sitúan en un 24,1%, a poco más de tres puntos del PSOE.

Frente al crecimiento del PP, en estos dos meses UPyD ha perdido más de un tercio de los apoyos con los que contaba en enero. Se deja 2,3 puntos y vuelve a los niveles de finales del año pasado, cuando se movía en torno al 4% de los votos. Pese a todo, Rosa Díez sigue muy por encima de los resultados que firmó en las pasadas elecciones generales, cuando obtuvo el 1,2% de las papeletas.

El desplome de UPyD beneficia a Izquierda Unida. Su nuevo coordinador, CayoLara, consolida la subida de la coalición, ya observada tras lamarcha de su predecesor, Gaspar Llamazares: la federación de izquierdas desplaza al partido de Rosa Díez y vuelve a colocarse como tercera fuerza estatal. IU conseguiría en estos momentos un 5% de los votos, 1,2 puntos más que en marzo del año pasado.

En el campo nacionalista, también CiU puede estar de enhorabuena. Los catalanes recuperan de golpe el medio punto que habían perdido desde noviembre de 2008. De acudir ahora a la urnas, un 3,2% de los votantes apostaría por la formación que lidera Artur Mas, resultado casi idéntico al que obtuvo en las pasadas generales.

PNV y BNG afrontan sus respectivos fracasos electorales de distinta forma. Mientras los nacionalistas vascos repiten sus resultados de principios de año, los gallegos sufren un bajón importante, tal y como quedó reflejado en las elecciones celebradas hace un mes. Pierden tres décimas, más de un tercio de sus apoyos, y por primera vez caen por debajo del 0,8% que consiguieron en marzo de 2008.

Décima tras décima, continúa en ERC la sangría que se inició a finales del pasado año. Los republicanos firman un 0,9% de voto estimado, su peor dato de la presente legislatura.

Merece la pena un análisis detallado de los datos de intención declarada de voto por comunidades autónomas. Los conservadores sólo ceden terreno en Catalunya y las comunidades gobernadas por terceros partidos. El Partido Popular supera al PSOE en Madrid y Valencia, dos de los grandes graneros electorales de la derecha, y empata en Andalucía, tradicionalmente feudo socialista. El fenómeno es generalizado. De hecho, en el conjunto de las comunidades gobernadas por el PSOE, se da un empate total entre los dos grandes partidos.

También es significativo el análisis de los grupos de edad a la hora de determinar la opción política de los votantes. Los socialistas vencen en todos los sectores, excepto entre los ciudadanos mayores de 60 años.

El dato es especialmente relevante, ya que el PSOE es precisamente el que vence por diez puntos de diferencia en el voto joven.

El partido que más depende del factor edad es Izquierda Unida, cuyos datos son inversamente proporcionales a los años de sus votantes. UPyD obtiene parecidos resultados en todos los sectores, excepto entre los mayores de 60. El partido de Rosa Díez aún no ha logrado que su mensaje cale entre ellos.