Público
Público

Operación en toda Italia contra los violentos del 15-O

Policía y Carabinieri llevan a cabo una serie de registros y controles contra personas relacionadas con grupos anarquistas y ultras de fútbol

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cientos de agentes de Policía y Carabinieri participan desde primera hora de esta mañana en una operación por todo el país para localizar a los violentos que reventaron la marcha del 15-O el sábado pasado en Roma.

La redada, según explicó a Sky Tg24 el subsecretario de Interior, Alfredo Mantovani, se está desarrollando en todo el territorio nacional con registros y controles en casas de algunas personas relacionadas con ambientes cercanos a los grupos anarquistas violentos y ultras de fútbol, principales sospechosos de haber provocado la batalla campal que se vivió en la plaza de San Giovanni minutos después de que llegara la cabecera de la manifestación de los indignados en la capital. 

El subsecretario dijo que 'todos saben que entre los manifestantes se infiltró un grupo de violentos que utilizó como escudo el resto de la marcha' y aseguró que 'no se trata de un golpe a los centros sociales', que por culpa de los actos vandálicos de algunos, suelen estar en el punto de mira de las autoridades.

Sin embargo, en Padova, los agentes han entrado en una sede del centro social Gramigna, donde el pasado 28 de septiembre, en otra redada, habían confiscado porras, bates y cócteles molotov, según informa Il Fatto Quotidiano. En Palermo, se ha registrado la casa de cuatro miembros del centro Vittorio Arrigoni. Su portavoz ha denunciado que 'este tipo de acción intimidatoria tiene el objetivo de criminalizar a los centros sociales'.

Mantovano aclaró que la redada también está dirigida contra grupos de ultras de fútbol violentos porque 'como todos sabemos, muchos de ellos abrazan una ideología política extremista'. Según los medios italianos, la operacion se está efectuando principalmente en Lazio, Sicilia, Campania, Lombardía y Trentino. Por ahora ha habido más de 100 registros, pero ninguna detención.

El diario La Repubblica publica hoy una entrevista con unajoven de 30 años que supuestamente participó en los actos violentos de Roma. Identificado por el periódico como F. y originario de la región de Puglia, asegura que 'el movimiento finge ahora que no nos conoce, pero sabía perfectamente lo que íbamos a hacer y habíamos hecho público cómo sería nuestro 15 de octubre. Todos sabíamos lo que teníamos que hacer porque nos hemos estado preparando'.

Sin tapujos, el joven dice que 'hemos hecho el máster en Grecia' y aclara: 'Durante todo un año, una vez al mes hemos ido en ferry desde Brindisi. Los compañeros atenienses nos han enseñado que la guerrilla urbana es un arte en el gana la organización. Hace un año sólo teníamos ganas de destrozar todo. Ahora sabemos cómo se hace. En Roma ganamos porque había una organización'.

Esa organización consistía en dividir el grupo en 'dos falanges'. 'Los primeros 500 estaban armados en la cabecera de a manifestación y tenían la misión de arrasar Via Cavour. Otros 300 les guardaban las espaldas. La orden era que esos 300 no sacaran las máscaras antigas, los cascos o los cócteles molotov hasta que no llegáramos a Corrado Ricci porque no queríamos que los esbirros [la Policía] supieran nuestro número real'.

Querían hacer pensar que su único objetivo era llamar la atención en el centro. 'Actuaron como estaba previsto. Nos dejaron llegar hasta Via Labicana y nos atacaron. Allí fue cuando la segunda falange también empezó a actuar. Ya habíamos ganado la batalla'. Se refiere a que consiguieron llegar todos juntos hasta la plaza de San Giovanni, 'donde les esperaba la última sorpresa'.

'Hablo como uno que está en guerra. No la he declarado yo, sino ellos' 'La noche del viernes habíamos aparcado una furgoneta Ducato blanca [repleta de bates y cócteles molotov] para ganar no la batalla sino la guerra', continúa. Según él, gracias a esa organización no consiguieron pararlos antes: 'nos dividimos en líneas de 12 y 15. Cada línea tiene grupos de especialistas. Hay quien recupera palos y piedras, hay quien usa esas armas y hay especialistas en cocteles molotov'.

En este punto de la conversación, los periodistas le dicen que habla como un militar, a lo que el joven responde: 'Hablo como uno que está en guerra. No la he declarado yo, sino ellos'. El joven asegura que el mismo grupo participó en los disturbios del pasado verano en Val di Susa, surante una manifestación contra el tren de alta velocidad entre Turín y Lyon y avisa: 'Esto no ha terminado'.