Público
Público

Opioides recetados que están en hogar son riesgosos para niños

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Miles de bebés estánexpuestos a analgésicos muy poderosos, como OxyContin(oxicodona) y Vicodin (acetaminofeno e hidrocodona), queencuentran en sus hogares mientras aprenden a caminar.

"Nuestros resultados indican que los opioides de venta bajoreceta son una gran peligro para los bebés", advirtió el equipodirigido por J. Elise Bailey, del Centro de Fármacos y VenenosRocky Mountain, en Denver, en Annals of Emergency Medicine.

El abuso de los opioides de venta bajo receta estáaumentando y la cantidad de muertes por envenenamiento con esosmedicamentos se duplicó entre 1999 y el 2002.

Dado que la mayoría de las personas que abusan de losfármacos de venta bajo receta son adultos jóvenes y que lamayoría de los nuevos padres son jóvenes, el equipo indica "quecrece la preocupación de que sus hijos estén expuestos a esamedicación".

Para investigarlo, el equipo analizó los datos que loscentros de control de envenenamiento que participan del sistemaRADARS (Researched Abuse, Diversion and Addiction-RelatedSurveillance) registraron entre enero del 2003 y junio del 2006sobre exposiciones a buprenorfina, fentanilo, hidrocodona,hidromorfona, metadona, morfina y oxicodona.

De los 9.179 casos de niños expuestos a un opioideinformados a RADARS, ocho murieron y 43 sufrieron efectosgraves.

La edad de los niños variaba entre recién nacidos y los 5,5años; la mayoría tenía 2 años.

El 99 por ciento de los chicos había ingerido el fármaco;el 92 por ciento de los casos ocurrió en el hogar y el 6 porciento, en un hogar ajeno, lo que sugiere que los bebés habríandescubierto los opioides durante la exploración del entorno",señalaron los autores.

El equipó observó que grandes cantidades de recetas deopioides dentro de una determinada área postal estabanasociadas con un alto número de exposiciones pediátricasaccidentales a esos fármacos.

Dado que este estudio incluyó sólo los casos informados alos centros de control de envenenamiento y a los centroscentinela del sistema de vigilancia, los autores advierten quepodría existir una subestimación del problema real.

El envase "a prueba de niños" de esos medicamentos noparece ser la protección más adecuada cuando basta una solapíldora para provocar su muerte, señaló el equipo.

En la mayoría de los casos, el niño había encontrado unapíldora "perdida" o un envase abierto.

"Una píldora de un analgésico opioide sería letal para unniño pequeño", destacó el equipo, que insiste en la necesidadde desarrollar intervenciones para prevenir la exposicióninfantil accidental a esos fármacos y reducir las muertespediátricas.

FUENTE: Annals of Emergency Medicine, online 2 deseptiembre del 2008