Público
Público

La oposición bahreiní dice que las condenas a activistas comprometen el diálogo nacional

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El portavoz del partido chií Al Wefaq, Jalil al Marzuq, aseguró hoy que la condena a cadena perpetua de ocho activistas opositores compromete el éxito del diálogo nacional que la monarquía bahreiní propuso entablar con la oposición.

En una rueda de prensa, Marzuq aseguró que "la mano dura del régimen, los juicios y las condenas de decenas de activistas y ciudadanos están enviando un mensaje negativo".

"La situación actual no está sentando las bases para el diálogo", subrayó el portavoz de Al Wefaq, que fue diputado en el Parlamento de Bahréin hasta que su grupo parlamentario dimitió en bloque el pasado mes de febrero en protesta por la muerte de manifestantes.

Marzuq aseguró que su partido apoya el diálogo pero objetó que "el mecanismo y las condiciones tienen que estar claros" y criticó que el régimen bahreiní haya invitado a participar a unas trescientas personas "para hablar sobre multitud de cuestiones que no se pueden tratar en un mes".

"No hemos decidido si participaremos en el diálogo nacional programado para el próximo mes ya que tenemos dudas que necesitamos resolver antes de entrar en él", declaró el opositor.

Además, el exdiputado aseguró que "el daño a la imagen y a la reputación del país no lo han causado los manifestantes sino aquellos que han supervisado y dirigido la represión".

Las declaraciones de este opositor bahreiní llegan el mismo día en que un tribunal militar del país condenó a cadena perpetua a ocho activistas de la oposición y de derechos humanos por su vinculación con las protestas que estallaron el pasado mes de febrero en este pequeño reino del golfo Pérsico.

La revuelta popular surgió para exigir una reforma democrática y desde mediados del pasado mes de marzo un millar de personas han sido detenidas, según datos de las autoridades del país.

La población de Bahréin, mayoritariamente de confesión musulmana, está compuesta por un 70 por ciento de chiíes, mientras que la minoría suní es la que gobierna el país.