Público
Público

La oposición celebra la victoria en Caracas y Miranda al canto de "Sí, se puede"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La oposición venezolana celebró su victoria en la alcaldía de Caracas y en el estado de Miranda, uno de los más importantes del país, al grito de "Sí, se puede", tomado de la campaña del presidente electo de EEUU, Barack Obama.

Más de doscientas personas acudieron al "comando de campaña" de la oposición venezolana y estallaron de júbilo al proclamarse el triunfo opositor en Caracas y Miranda.

El elegido como alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, destacó ante los seguidores que coreaban su nombre y el de los candidatos victoriosos que se pondrá a trabajar "mañana" mismo.

"Mañana volveré a los cerros, volveré a las barrios (porque) los problemas son tan graves que no hay tiempo para festejar", aseveró.

Ledezma, que gobernó Caracas en la década de 1980 con el partido socialdemócrata Acción Democrática (AD), dedicó la victoria "a los más humildes" y abogó por crear una "corporación metropolitana de seguridad", y solucionar los problemas de basura que afectan a la capital venezolana.

El candidato opositor también instó al presidente venezolano, Hugo Chávez, a "trabajar juntos para rescatar Caracas", además de pedirle que "ponga en libertad a los presos políticos de Venezuela".

Acompañado de su esposa e hijos, el recién elegido alcalde pidió a Dios "sabiduría" y ayuda a sus colaboradores, entre ellos el actual alcalde saliente de Chacao, Leopoldo López, y a adversarios para que Caracas sea una "ciudad para la vida".

También agradeció a los partidos opositores que "supieran entrelazar sus banderas, desdibujando incluso sus postulados programáticos" para conseguir una "Venezuela que quiere paz, una Venezuela que necesita paz".

"Lo que hoy hicimos no fue una jornada para rumiar odios, lo que hoy protagonizamos fue una magnífica y sublime jornada de esperanza", destacó.

En declaraciones a los periodistas momentos antes de ser elegido alcalde, abogó por "revertir los altísimos niveles de inseguridad" de la capital venezolana con una "policía preventiva que esté mejor capacitada y remunerada".

También prometió "lavar" la ciudad en una tarea "titánica".

Tras sus palabras, el recién elegido nuevo gobernador de Miranda, Henrique Capriles Randonski, anunció que "muy pronto comienza la Caracas y la Miranda de la vida".

Ante un auditorio que no cesó de gritar su nombre, Capriles, de 36 años y actual alcalde saliente del municipio caraqueño de Baruta, se mostró "muy contento" por Venezuela.

Con una camiseta colorida y deportiva, el más vitoreado de los candidatos triunfadores subrayó que "hoy se termina un ciclo y mañana va a empezar otro de mucha esperanza".

"Ustedes (los votantes) sois los ganadores, nosotros somos instrumentos de esa fuerza del cambio que se movió y se expresó con contundencia", añadió.

A su juicio, el país está "cansado de la división y la polarización", por lo que se unió a la petición de Ledezma de trabajar conjuntamente con el Gobierno nacional.

Algo en lo que también coincidió López, que fue inhabilitado por la Contraloría General para presentarse al cargo que ocupará Ledezma y hoy fue uno de los más aplaudidos.

"Intentaron que el cambio no llegara, hicieron lo imposible, creyeron que no nos íbamos a unir", dijo, antes de asegurar que la oposición está "unida por la victoria, por la gente" y "porque ya Venezuela es plural".

Según aseguró López, tras estas elecciones, "dejamos de ser oposición para convertirnos en la alternativa".

En declaraciones a los periodistas, el alcalde destacó a la disidencia chavista como "un nuevo actor político" con el que se podrá "construir una nueva mayoría" con un proyecto que pueda "agrupar a todos".

En el acto de celebración, en el que abundaron los estudiantes, el diputado venezolano Ismael García también dijo que en la Asamblea Nacional su voz "no será callada" porque representa a "un pueblo que acompañó" en "sueños y esperanzas que lamentablemente en el tiempo se vieron desvanecidos".

García invitó a todos los partidos a ejercer la "fuerza de la inclusión" y evitar así "una fuerza de oposición y otra de gobierno" para ser un país "cada día más democrático".