Público
Público

La oposición critica que Artur Mas hable ya como candidato

Sánchez-Camacho (PP) estudiará el decreto de convocatoria electoral y Collboni (PSC) le reta a que convoque un referéndum sobre la independencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los partidos de la oposición han reconocido el momento decisivo que se vivirá en las elecciones de noviembre, pero, como es lógico, lo encararán de diferente manera. Ciutadans, que ha abandonado el hemiciclo antes que Mas terminara de hablar, y PPC, por boca de sus portavoces, han hecho un llamamiento a los catalanes para que paren 'la ofensiva de la ruptura de Catalunya contra el resto de España', según Alicia Sánchez-Camacho y 'contra el independentismo', en palabras de Albert Rivera.

La presidenta popular, Alicia Sánchez-Camacho, que expresó el otro día su convencimiento de que unas elecciones plebiscitarias eran ilegales, ha dicho hoy que su partido estudiará el decreto de convocatoria electoral.

Para el portavoz del PSC, Jaume Collboni, Mas ha realizado hoy 'su primer acto electoral', huyendo de la autocrítica y convocando elecciones que 'confirman su fracaso en los tres objetivos principales que se había marcado en la investidura'. Collboni ha criticado además que la 'CiU que hoy quiere conducirnos a la tierra prometida, que no sabemos cual es, ha renunciado a defender el estatut que votaron los catalanes y ha votado junto al PP reformas y recortes'.

También ha aludido el portavoz socialista a la falta de definición de Mas. 'Quiere un referendum sobre la independencia? Pues que lo convoque', ha dicho Collboni, que además ha pedido al presidente de la Generalitat más claridad en sus propuestas.

Collboni, quien no ha aclarado si el PSC realizará primarias antes de las elecciones, ha asegurado que su partido no huirá de ningún debate ni del derecho a decidir 'pero tampoco dejará de hablar de otros derechos importantes como la vivienda, el trabajo, la sanidad y la educación'. Según el portavoz socialista el PSC 'no abonará estrategias que generen ruptura, pero tampoco el frentismo del blanco y negro' y defenderán un nuevo encaje federal con el estado.

Joan Herrera, portavoz de ICV, ha sido muy crítico con el discurso de Mas porque 'no es tiempo de adhesiones personales' y aunque comparten que ha llegado el momento del derecho a decidir ha expresado que hay que hablar además de otras cosas 'como las que le han planteado miles de ciudadanos en manifestaciones en la Plaza Sant Jaume a los que no ha recibido, como sí hizo con la Assemblea Nacional Catalana'.

Herrera ha comparado el discurso de Mas con 'los brotes verdes' del gobierno de Zapatero. ICV presentará su propia resolución sobre el derecho a decidir porque, a juicio de Herrera, Catalunya 'tiene un reto como país, pero no como una adhesión personal y con muchas otras cuestiones de fondo'.

Tanto ERC como Solidaritat han admitido las elecciones del 25-N como un plebiscito. Ambas formaciones han expresado su deseo de que la configuración del nuevo parlamento catalán tenga una mayoría independentista de forma que Catalunya pueda reclamar su independencia en la próxima legislatura.

Así pues, con estos mimbres, el 25 de noviembre en Catalunya se tejerá una parte de la historia. Entre los partidos parlamentarios en la actualidad CiU, ICV, ERC y Solidaritat llevarán en sus programas diferentes versiones del 'derecho a decidir'. Los dos últimos serán abiertamente independentistas, y está por ver como lo enfocarán CiU e ICV, si se quedarán en el simple derecho de autodeterminación u optarán por posiciones más rupturistas todavía.

Frente a ellos, PPC y Ciutadans han llamado ya a los ciudadanos que quieren seguir en España a hacer frente al independentismo en las urnas. En una posición todavía por aclarar, el PSC no quiere hacer frentismo y apuesta por un estado federal de complicada definición, incluso dentro del propio partido.

Está por ver en que medida afectarán al resultado partidos como Plataforma per Catalunya que se quedó a pocos votos de entrar en el Parlament en las últimas elecciones o la decisión de participar o no de la plataforma electoral de la izquierda independentista, CUP, en el proceso. En dos meses los electores catalanes darán una respuesta.