Público
Público

La oposición denuncia el "carpetazo" de la comisión de espionaje

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

PSOE e Izquierda Unida arremetieron el martes contra el Gobierno de la Comunidad de Madrid por considerar que había dado "carpetazo" a la comisión parlamentaria regional que está investigando esta presunta trama de espionaje a altos cargos madrileños del Partido Popular.

El PP, que tiene mayoría absoluta y por tanto puede sacar adelante en solitario sus propuestas, planteó en la junta de portavoces que fuera el pleno de la Asamblea de Madrid del 18 de marzo el que aprobara las conclusiones de la comisión.

Según la oposición, esto supone en la práctica que la última sesión con comparecientes sea la prevista para mañana miércoles, en la que testificará el consejero madrileño de Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados, pese a que aún quedaban por pasar por la comisión otros 18 de los 29 testigos previstos, entre ellos algunos de los supuestamente espiados.

Las portavoces de la oposición, Maru Menéndez e Inés Sabanés, denunciaron en una rueda de prensa conjunta la decisión del PP, cuando estaba previsto que la comisión se reuniera durante todo el mes de marzo.

"Es absolutamente impresentable que un Gobierno al que le ocurre, o en el seno del cual se promueve esta red de espionaje, ahora dé carpetazo de esta manera cuando nos queda un largo camino por recorrer hasta averiguar todos los detalles en relación a los hechos y por lo tanto para depurar las responsabilidades políticas a que hubiera lugar", declaró la socialista Menéndez.

"Pero nosotros seguiremos utilizando, desde luego que sí, todos nuestros instrumentos en la vía parlamentaria", añadió.

Sin embargo, desde el PP se aseguró el martes que lo que había propuesto el partido era que "en caso de que hubiera conclusiones, se llevaran al pleno del día 18, el último pleno del mes de marzo".

"Todavía no se ha dado carpetazo a la comisión", aseguró una portavoz del grupo popular en la Asamblea a Reuters, explicando que aunque se aprobó una lista de 29 comparecientes, Granados era el último de los testigos que tenía fijada su asistencia por parte de la mesa y portavoces de la comisión.

Las comparecencias realizadas hasta ahora en la comisión, que empezaron el pasado miércoles casi un mes después de su formación, no han servido hasta ahora para profundizar en quién realizó los seguimientos, ya que todos los supuestos implicados en la trama han desmentido haber tenido ningún papel en la trama.

"FIN DE LA IMPUNIDAD"

"Aunque ella, ella, Esperanza Aguirre, cree haber decretado el cierre, esto no va a acabar así. Es más, sostenemos que es el principio del fin de la impunidad de Esperanza Aguirre", dijo Sabanés, portavoz de IU.

Desde el principio, las reuniones de la comisión han vivido un continuo intercambio de acusaciones entre los distintos portavoces políticos, con socialistas e IU denunciando trabas por parte del PP para impedir su normal funcionamiento.

Sin embargo, el lunes, fue el portavoz del PP, David Pérez, el que arremetió contra los grupos de la oposición, asegurando que no tenían ningún interés en conocer la verdad y calificando de "papel mojado" los partes de seguimiento publicados por el diario El País y que llevaron a crear la comisión.

Esos partes reflejaban un presunto espionaje, entre otros, al vicepresidente de la CAM, Ignacio González, y al vicealcalde de la capital, Manuel Cobo, pertenecientes a facciones enfrentadas dentro del PP.

El País señalaba que algunos de los seguimientos los realizaron ex agentes policiales y guardias civiles a sueldo de la Consejería de Interior, algo negado en reiteradas ocasiones por el Gobierno regional.

Por su parte, el diario El Mundo afirmó el domingo que de los nueve partes publicados, tres eran falsos, otros tres contenían datos erróneos, y los tres últimos eran irrelevantes porque sólo reflejan desplazamientos del domicilio al trabajo o a la sede del Partido Popular, lo que fue esgrimido por este último partido para considerar desmontada la supuesta trama de espionaje.