Público
Público

La oposición iraní denuncia el inicio de una campaña con métodos "no convencionales"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El movimiento iraní de oposición "verde" ha acusado a la televisión estatal de iniciar una campaña de desprestigio contra los opositores con "acciones no convencionales" como atribuir a los estudiantes insultos en contra del fundador de la República Islámica, el ayatolá Rujolá Jomeini.

"Tras la puesta en práctica de un guión planeado contra el Imán (Jomeini) y atribuirlo a los estudiantes, los medios de comunicación estatales han comenzado un movimiento de propaganda subjetiva que allana el camino para (el uso) de métodos no convencionales", denunció la principal página web opositora "Kalamé".

"Aconsejamos a todos los seguidores del movimiento 'verde' que estén atentos y pendientes en todo momento del asunto", agregó la fuente, vinculada a uno de los líderes de la oposición reformista iraní, Mir Husein Musaví.

La televisión estatal iraní mostró el pasado 7 de diciembre imágenes de un grupo de personas que, al parecer, quemaron imágenes tanto del imán Jomeini como del líder supremo de la Revolución, ayatolá Ali Jameneí, y del presidente, Mahmud Ahmadineyad.

La cadena televisiva atribuyó la acción a universitarios afines a la oposición que ese día se habían concentraron como cada año para celebrar el "Día del estudiante".

Los universitarios rememoran en esa jornada la muerte de tres compañeros durante una manifestación de protesta contra Estados Unidos reprimida de forma violenta por el entonces Sha de Persia, Mohamed Reza Pahlevi.

Como ha ocurrido en los últimos seis meses, la oposición aprovechó la efeméride para renovar las protestas contra la polémica reelección de Ahmadineyad, y criticar la conducta del régimen desde entonces.

El propio Musaví condenó el presunto insulto a Jomeini, en unas declaraciones recogidas el sábado por el diario local "Yumhuri-e Islami" y calificó de "raro" que sus seguidores adoptaran este tipo de estrategia.

El ex primer ministro ha denunciado un fraude masivo en favor de Ahmadineyad durante las elecciones del pasado junio, pero siempre ha defendido que su movimiento de oposición verde pro reformista no ataca el sistema y se enmarca dentro de los límites de la República Islámica.

La controversia sobre los supuestos insultos a Jomeini ha agudizado aún más la crisis política que atraviesa el país, la peor desde que en 1979 triunfara la Revolución Islámica que derrocó al último Sha de Persia.

Ayer, cientos de clérigos y alumnos de las escuelas de Teología del a ciudad santa de Qom se manifestaron al grito de "muerte a Estados Unidos" y "muerte a los que se oponen la líder supremo".

Además, el ayatolá Ahmad Jatamí, miembro del poderoso Consejo de Guardianes, acusó a la oposición de tratar de derribar el régimen y atacar al liderazgo supremo, en declaraciones divulgadas por la agencia de noticias estatal Irna.

Hoy, el diario pro reformista "Etemad" informó de que el Parlamento iraní formará un comité especial para investigar el supuesto insulto a la imagen de Jomeini.

Partidarios de la reforma pero también otros organismos critican a la radiotelevisión estatal -cuyo presidente elige el líder supremo de la Revolución- por lo que consideran la manipulación de la realidad.

Según la prensa local, el vicepresidente de la oficina de "la herencia y la distribución de las obras de imán Jomeini", Hamid Ansari, ha enviado una carta al director de la cadena pública, Ezatola Zarghami, en la que critica "la falta de respeto a Jomeni sin precedentes" por las imágenes emitidas.

"Lo que se desprende de las informaciones de los testigos en la universidad Teherán es que los hechos no ocurrieron como lo planteó la radiotelevisión iraní", afirma la misiva, citada igualmente por "Etemad".

La concentración del 7 de diciembre concluyó con enfrentamientos entre los manifestantes y las Fuerzas de Seguridad, que emplearon porras, disparos al aire y gases lacrimógenos para reprimirla.

En los disturbios hubo cientos de detenidos, 240 de ellos estudiantes, de los cuales 24 ya han sido liberados, según cifras de la prensa local.

Desde entonces, el ambiente de las universidades, especialmente en Teherán, es tenso, con protestas de los estudiantes que se quejan de que el campus se ha llenado de personas afines al régimen.