Público
Público

La oposición nipona aumenta su presión en busca de un adelanto electoral

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tokio, 20 sep (EFE).- La oposición japonesa incrementó hoy su presión para forzar al partido en el poder en Japón, el Liberal Demócrata (PLD), a aceptar una convocatoria anticipada de elecciones en lugar de elegir de forma interna al futuro jefe de Gobierno.

La oposición decidió hoy votar en el Parlamento al líder del Partido Democrático (PD), Ichiro Ozawa, como Primer Ministro, al tiempo que ese grupo anunció una moción para acabar con la misión logística nipona en Irak, prologada recientemente hasta julio.

Este próximo martes 25, los cuatro partidos opositores votarán por Ozawa, lo que lo convertirá en el candidato ganador en el Senado, donde el PD tiene mayoría, si bien ello quedará relegado por la abrumadora mayoría del Partido Liberal Demócrata (PLD) en la Cámara Baja, que según la Constitución es la que decide en caso de división.

El acuerdo de las fuerzas opositoras no pone por tanto en riesgo la elección del candidato que presentará el PLD al Parlamento una vez que 528 de sus miembros designen este domingo a su nuevo presidente, previsiblemente Yasuo Fukuda, de 71 años.

Su contrincante, Taro Aso, ex ministro de Asuntos Exteriores da por segura su derrota frente a Fukuda.

Lo que busca el acuerdo de las fuerzas opositoras es aumentar la presión sobre un partido que, por segunda vez en tan sólo un año, va a elegir al futuro Primer Ministro nipón sin que pase por las urnas.

El primer ministro saliente, Shinzo Abe, fue refrendado por la Dieta (Parlamento) el 26 de septiembre de 2006 tras ser también elegido en unos comicios internos a la presidencia del PLD y su única prueba en las urnas, las elecciones al Senado de julio, las perdió de forma clamorosa, otorgando la mayoría a la oposición.

Ello ha permitido que, por primera vez en más de medio siglo, la oposición vislumbre una posible alternancia en el poder en Japón y utilice el arma que supone su mayoría en el Senado para ejercer su presión, como bloqueando la extensión de la Ley Antiterrorista.

Hoy el PD anunció además que presentará una moción en el Parlamento para terminar con la misión logística de apoyo a EEUU en Irak, que Japón presta con tres aviones C-130 y 200 militares de la Fuerza Aérea con base en Kuwait.

El crecimiento lento pero seguro del PD amenaza la hegemonía del Partido Liberal Demócrata, que ha gobernado Japón prácticamente sin interrupción desde el final de la II Guerra Mundial.

Además del PD, que domina la Cámara Alta desde las elecciones de julio, la oposición nipona está formada por los minoritarios Partido Comunista (PCJ), el Partido Social Demócrata (PSDJ) y el Nuevo Partido del Pueblo (NPP).

Todos han pedido al alimón al Gobierno japonés que disuelva la Cámara Baja y convoque elecciones, cuya fecha prevista en principio es septiembre de 2009.

El secretario general del Partido Democrático, Yukio Hatoyama, ha asegurado que el PLD "no representa la voluntad del pueblo", pues perdió las elecciones a la Cámara Alta el 29 de julio.

Según publica hoy el diario nipón "Asahi Shimbun", el candidato favorito a convertirse en primer ministro ha dejado entrever la posibilidad de un adelanto electoral y señala marzo como la fecha probable en que podría disolverse la Dieta.

Fukuda dijo que "habrá que hacer un juicio de las circunstancias cuando decidamos qué hacer con la legislación que tenga un efecto directo sobre la vida de la gente" y recordó que "al Primer Ministro le corresponde la prerrogativa de disolver la Cámara Baja".

Ello podría sugerir la intención del aparato gubernamental japonés de aprobar cuanto antes leyes clave, como el presupuesto, antes de convocar elecciones anticipadas.

Durante su corto mandato de apenas un año, Shinzo Abe recibió un rosario de presiones, dentro y fuera de su partido, y, pese al batacazo electoral que se dio el 29 de julio, decidió seguir en el Gobierno.