Público
Público

La oposición pide la dimisión del primer ministro por su actuación ante las protestas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La oposición pidió hoy la dimisión del primer ministro de Tailandia, Samak Sundaravej, a quien acusan de empeorar la crisis provocada por las protestas callejeras, que culminaron el pasado martes con la toma de la sede del Gobierno.

Los partidos de la oposición y de la coalición gubernamental han expuesto sus discrepancias sobre la forma de solucionar la crisis política abierta por la protestas, durante la sesión extraordinaria que celebra el Parlamento, que comenzó hoy y está previsto que dure al menos diez horas.

En la sesión, los diputados de la oposición han acusado a Sundaravej de alentar las revueltas con su actitud "agresiva" tras la carga policial que el viernes causó medio centenar de heridos entre los manifestantes y acusar de traición a sus líderes.

"Creo que es el momento que el primer ministro se mire a sí mismo y decide si todavía es apto para ocupar el cargo, si se empeña en seguir, los problemas del país empeorarán", dijo en el hemiciclo Jurin Laksanavisit, destacado miembro del opositor Partido Demócrata.

En su respuesta, el jefe del Gobierno reiteró que no va a dimitir por las manifestaciones callejeras, y destacó que llegó al poder mediante un procedimiento legítimo, en referencia a la elecciones legislativas que dieron la victoria a su Partido del Poder del Pueblo (PPP) el pasado diciembre.

"La agresividad es mi naturaleza, pero no es un comportamiento indecente", señaló el primer ministro tailandés.

"No he hecho nada malo y, por tanto, tengo derecho a continuar mi trabajo como primer ministro. Mi comportamiento no ha causado daño al país", insistió.

Sundaravej pidió una reunión conjunta con carácter urgente de las dos cámaras del Parlamento, tras admitir que ni su Ejecutivo ni los tribunales han podido poner fin a las revueltas callejeras.

"Ya que el Gobierno no puede resolver la crisis, el Parlamento es la mejor solución para encontrar la solución", manifestó el primer ministro en un programa de televisión.

Cerca de un millar de partidarios del gobierno y de la denominada Alianza Democrática contra la Dictadura (ADD), se manifestaron frente al Parlamento para expresar su respaldo al Ejecutivo mientras tenía lugar la sesión extraordinaria.

La Policía desplegó cerca de un millar de agentes para evitar enfrentamientos entre los miembros del ADD, muchos de ellos vestidos con camisetas de color rojo, y los seguidores de la Alianza Popular para la Democracia (APD), que lidera las protestas contra Sundaravej y su Gobierno.

La APD tacha al primer ministro y a su Gobierno de corrupto y de seguir las directrices del ex primer ministro Thaksin Shinawatra, depuesto mediante un golpe de Estado perpetrado septiembre de 2006 por la cúpula militar.

Shinawatra, aliado de Sundaravej y que cuenta con gran popularidad en las zonas rurales, se encuentra exiliado en el Reino Unidos tras ser acusado en su país de varios delitos de corrupción.

Unas 15.000 personas continúan atrincheradas desde el pasado martes en la sede gubernamental, y sus líderes aseguran que no desistirán hasta que caigan Sundaravej y su Gobierno.

Ataviados con camisetas y pañuelos amarillos, el color de la monarquía, los manifestantes cuentan con el respaldo de la elite urbana y amplios sectores del Ejército.