Público
Público

La oposición republicana bloquea en el Senado el plan de empleo de Obama

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La oposición republicana bloqueó hoy, como estaba previsto, el plan de creación de empleo del presidente de EEUU, Barack Obama, en una votación de procedimiento en el Senado, donde los demócratas no lograron el necesario respaldo de al menos 60 legisladores.

El plan, valorado en 447.000 millones de dólares, fue rechazado por 46 republicanos y dos demócratas, Jon Tester (Montana) y Ben Nelson (Nebraska), que aspiran a la reelección en 2012 en sus conservadores estados.

A favor se pronunciaron 50 senadores demócratas y faltaba el voto de otra legisladora de ese partido, que en todo caso no será determinante porque un eventual 51-48 no llega a los 60 necesarios.

Desde que lo anunció en septiembre, Obama ha centrado los esfuerzos de su campaña electoral en el plan, que prevé inversiones en infraestructura y formación, además de una serie de incentivos fiscales para estimular las contrataciones.

La medida también prevé eliminar las desgravaciones a los más ricos que introdujo su predecesor, George W. Bush, y sustituirlas por un aumento del 5,6 por ciento en los impuestos de aquellos que ganen más de un millón de dólares al año, algo a lo que se oponen frontalmente los republicanos.

Obama ha tratado de satisfacer las exigencias republicanas de reducción del gasto público con la promesa de que todo estará completamente pagado, al contrario del plan de estímulo económico aprobado en 2008, cuya financiación agravó el déficit del país.

Pero el énfasis de Obama en los beneficios del plan no ha logrado persuadir a los republicanos, convencidos de que no logrará atacar el desempleo, que se mantiene en el 9,1 por ciento.

El traspié de hoy en el Senado "no es el final de la lucha", dijo el presidente en un comunicado difundido por la Casa Blanca tras la votación, al insistir en que "economistas independientes" sostienen que su plan permitirá crear casi dos millones de empleos en EEUU.

"En los próximos días, los miembros del Congreso tendrán que definir si creen que deberíamos poner a maestros, empleados de la construcción, policías y bomberos de nuevo a trabajar", remarcó Obama.

También pidió al Congreso que apruebe el plan, que contiene propuestas "de ambos partidos", porque la mayoría de los estadounidenses "están pidiendo a gritos" que se actúe contra el desempleo y hay muchas familias "que no pueden aceptar un 'no' por respuesta".

En ocasiones anteriores, en previsión de que el proyecto de ley fracase como un todo, el mandatario ha apuntado la posibilidad de someterlo a votación por partes.