Público
Público

La oposición siria rechaza el plan árabe de diálogo nacional por "nacer muerto"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La oposición siria rechazó hoy la iniciativa de la Liga Árabe para entablar un diálogo nacional con el régimen de Damasco que ponga fin a la crisis en Siria y consideró que la propuesta "ha nacido muerta" tras meses de represión.

El miembro del Consejo Nacional Sirio (CNS) Hozan Ibrahim dijo a Efe que el CNS, que agrupa a la mayoría de organizaciones opositoras al régimen de Bachar al Asad, "no está interesado en la iniciativa", lanzada ayer por la organización panárabe.

"No podemos dialogar con el régimen, es algo del pasado y no podemos defraudar al pueblo, que quiere la caída del régimen", subrayó Ibrahim, quien también es activista de los denominados Comités de Coordinación Local, que informan sobre el terreno de las protestas.

El activista consideró que el régimen de Al Asad también va a rechazar la iniciativa árabe, después de que ayer su representante en la organización panárabe dijera que el diálogo nacional solo podía ser celebrado en Siria.

En una reunión de urgencia, la Liga Árabe decidió ayer convocar al régimen sirio y a la oposición a que inicien un dialogo nacional dentro de 15 días en la sede de la organización panárabe en El Cairo y bajo su supervisión.

De hecho, el secretario general del organismo internacional, Nabil al Arabi, inició hoy contactos con el ministro de Exteriores sirio, Walid al Mualem, para organizar este diálogo.

Por su parte, el opositor sirio y exparlamentario Mohamed Mamun al Homsi también consideró en declaraciones a Efe que "la iniciativa árabe nació muerta porque está lejos de la realidad".

En su opinión, la propuesta de la Liga Árabe simpatiza con los dirigentes de Damasco al "dar otra oportunidad al régimen", después de siete meses de represión de los civiles.

"No me imagino que alguien de la oposición se vaya a atrever a dialogar con el régimen, porque implica que la revolución se arrodille", dijo el también expreso político.

En cuanto a la decisión de no suspender la participación de Siria en el organismo, Al Homsi consideró que la Liga Árabe usa "un doble rasero" en este asunto, al haber tomado esa misma decisión con Libia.

Al respecto, Al Arabi dijo durante la rueda de prensa posterior a la reunión, que esta opción era rechazada por muchos opositores.

"La suspensión (de la participación) implica la ruptura de la relación entre la Liga Árabe y Siria, por eso es importante invertir el peso de la Liga Árabe en alcanzar un cambio positivo en este país en lugar de hacer una ruptura", subrayó.

Sin embargo, antes del encuentro, la oposición remitió un documento a la Liga Árabe en el que le pedía congelar la participación de Damasco en este foro y reconocer al CNS como único representante del pueblo sirio.

La iniciativa árabe, que incluye la formación de una comisión para organizar el diálogo y evaluar la situación en Siria sobre el terreno, fue aprobada por todos los estados miembros de la Liga Árabe menos por Siria, que expresó su reservas.

El representante de la delegación siria, Yusuf Ahmed, aseguró que "Siria es un país independiente y soberano liderado por una autoridad legítima y capaz de resolver los asuntos internos del país".

Desde mediados de marzo pasado, Siria es escenario de revueltas populares contra el régimen de Bachar al Asad, que se han cobrado la vida de unas 3.000 personas, entre ellas unos 187 menores, según las últimas cifras de la ONU.