Público
Público

La oposición socialista protesta en Tirana contra un supuesto fraude electoral

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La oposición socialista de Albania llevó a cabo hoy una protesta masiva en Tirana contra el supuesto fraude electoral del Gobierno conservador en los comicios parlamentarios de junio de 2009.

Los manifestantes, procedentes de todas las regiones del país, se reunieron frente a la sede del Gobierno, en la avenida principal de Tirana, donde desde hace dos semanas 202 socialistas, incluidos 22 diputados, acampan en huelga de hambre.

Los socialistas, que perdieron las elecciones con un resultado ajustado frente a la coalición de derechas del primer ministro albanés, Sali Berisha, han abandonado desde hace ocho meses el Parlamento.

Para ocupar sus escaños exigen un nuevo recuento de los sufragios, debido a que consideran que el Gobierno cometió fraude en los comicios.

"Desde hace catorce días, hombres y mujeres, chicos y chicas, madres y padres están en huelga de hambre en medio de Europa para testimoniar con la fuerza de nuestras aspiraciones comunes europeas la firme resistencia contra el poder de las urnas cerradas que ha paralizado la democracia", declaró el líder socialista, Edi Rama.

Añadió que la oposición no retrocederá en sus exigencias e instó a una resistencia pacífica, coraje y paciencia como el "único medio" para conseguir el objetivo.

"No nos marchamos de esta tienda, sino que continuaremos con la resistencia hasta lograr la destitución del Gobierno mediante elecciones anticipadas", dijo Fatmir Xhafa, uno de los diputados huelguistas, en un discurso ante los manifestantes, que portaban pancartas con consignas como "Abre las urnas o vete" y "Stop a la dictadura".

Berisha ha satirizado la resistencia del Partido Socialista al calificarla de "batalla contra los molinos de viento de Don Quijote" y se niega abrir las urnas, dado que el resultado ha sido certificado por los tribunales.

Los representantes de la comunidad internacional en Tirana han advertido de que el estancamiento político está dañando las aspiraciones europeas del país y pusieron hoy sobre la mesa un acuerdo de compromiso entre ambas partes.

La protesta se celebró bajo fuertes medidas de seguridad, con numerosos agentes de policía y unidades antidisturbios que acordonaron el edificio del Gobierno.