Público
Público

La oposición de Zimbabue acepta formar un gobierno de unidad nacional

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El principal partido de oposición en Zimbabue, el Movimiento para el Cambio Democrático (MDC), aprobó hoy una decisión de sus dirigentes máximos de unirse a la oficialista Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF) en un gobierno de unidad nacional.

El anuncio fue hecho por el líder del MDC, Morgan Tsvangirai, en rueda de prensa en Harare tras una reunión del Consejo Ejecutivo Nacional del partido.

"Formaremos parte de este gobierno, la SADC (Comunidad para el Desarrollo de África Meridional) ha tomado esa decisión y estamos obligados a seguirla", dijo Tsvangirai.

Tras una cumbre extraordinaria celebrada el pasado lunes en Pretoria, la SADC, que es la mediadora en las negociaciones entre los partidos políticos zimbabuenses, decidió que el MDC y la ZANU-PF debían formar el gobierno de unidad nacional para el 13 de febrero próximo y que Tsvangirai debía jurar como Primer Ministro dos días antes.

El MDC se reservó, sin embargo, el derecho de solicitar primero la aprobación de su ejecutivo nacional antes de aceptar la decisión de la SADC de que Tsvangirai, un antiguo dirigente sindical que formó el partido en 1999, se integre en un gobierno de unidad encabezado por el actual presidente de Zimbabue, Robert Mugabe.

El Consejo Ejecutivo Nacional del MDC votó a favor de la propuesta pese a la oposición de algunos miembros disidentes, puntualizaron portavoces del partido.

"Tuvimos algunas voces disidentes, alrededor de media decena, pero la mayoría aprobó que Morgan (Tsvangirai) debe formar parte del nuevo gobierno", dijo a Efe el coordinador nacional del MDC, Eddie Cross.

Roy Bennett, el tesorero del MDC, quien vivía exiliado en Sudáfrica, regresó hoy a Zimbabue para participar en la reunión del Consejo Ejecutivo, "lo que pone de manifiesto que las cosas están cambiando" en el país, puntualizó el portavoz del partido opositor.

El MDC ganó las elecciones legislativas en marzo de 2008 y mantiene la mayoría en la Asamblea Nacional, que piensa utilizar para presionar a Mugabe a restaurar la democracia en Zimbabue.

Tsvangirai obtuvo la mayoría de los votos en las presidenciales celebradas conjuntamente con las legislativas, pero no obtuvo una mayoría directa para evitar una segunda ronda, que se llevó a cabo el 27 de junio pasado.

Mugabe concurrió en solitario a la segunda vuelta debido a que Tsvangirai se retiró a causa de la violencia e intimidación de militantes de la ZANU-PF contra los seguidores de la oposición, un centenar de los cuales fueron asesinados.

La comunidad internacional y varios países de África meridional no reconocieron la victoria de Mugabe y la Unión Africana recomendó la formación de un gobierno de unidad que permitiera sacar a Zimbabue del estancamiento político.

Tras negociaciones con la mediación del entonces presidente sudafricano y titular de turno de la SADC, Thabo Mbeki, Tsvangirai y Mugabe acordaron, el pasado 15 de septiembre, formar el gobierno de unidad, pero el pacto colapsó cuando la ZANU-PF insistió en ocupar todos los ministerios relevantes, incluidos Interior y Finanzas, que en principio debían corresponder a la oposición.

Al mismo tiempo, las fuerzas de seguridad secuestraron y torturaron a más de 40 militantes del MDC y activistas pro derechos humanos, muchos de los cuales aun siguen en prisión, lo que amenazó aun más la supervivencia del acuerdo.

Algunos miembros del MDC señalan que la decisión de unirse a la ZANU-PF en un gobierno de unidad ha desilusionado a ciertos altos cargos del partido -incluido, aparentemente, su secretario general, Tendai Biti- que piensan que Mugabe terminará relegando al partido opositor a un papel de socio menor en la nueva administración, aunque algunos afirman que el MDC no tenía otra alternativa.

"Estratégicamente no teníamos muchas opciones, incluso nuestros aliados en la región nos alentaban a unirnos (al gobierno)", dijo a Efe un miembro del MDC que prefirió mantener el anonimato.

Los 15 miembros de la SADC, incluida Botsuana, el mayor aliado del MDC presionaron al partido a integrarse en el gobierno de unidad nacional, que, según confían los líderes regionales, permitirá a Zimbabue salir de la profunda crisis política, económica y humanitaria en que se encuentra.

Una epidemia de cólera que afecta al país desde el año pasado ha causado la muerte de 3.161 personas de un total de 60.401 infectados, según las últimas cifras divulgadas hoy por la Organización Mundial de la Salud.

Por su parte, el galopante nivel inflacionario, que según informó el Gobierno en julio pasado, se elevaba ya a 231 millones por ciento, ha obligado al régimen de Mugabe a aceptar que el dólar estadounidense y otras divisas extranjeras sean utilizadas junto al dólar zimbabuense, que ha perdido totalmente su valor. EFE