Público
Público

Opositores cubanos acusan de traición a la UE y a Costa Rica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Disidentes cubanos acusaron de traición al presidente costarricense, Oscar Arias, y a la Unión Europea, tras reforzar esta semana sus nexos con el Gobierno de Raúl Castro cuando se conmemora el sexto aniversario del arresto de 75 opositores, dijeron el sábado en una declaración.

El belga Louis Michel, comisario europeo para el Desarrollo, realizó esta semana una visita a la isla y se entrevistó con el presidente Castro en un encuentro que ambos calificaron de "positivo", mientras que Arias anunció el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con La Habana.

"Durante esta semana se han producido acontecimientos que indignan a los que luchan por la democracia en Cuba", dijo un texto firmado por los disidentes Martha Beatriz Roque, Félix Bonne y Vladimiro Roca.

La acusación llega cuando se celebra un nuevo aniversario de las detenciones de 2003, cuando 75 disidentes fueron arrestados, sometidos a juicios sumarios y condenados a penas de entre seis y 28 años de cárcel.

Un total de 21 de ellos han sido excarcelados por razones de salud y otros 54 permanecen en prisión.

luctuosa para muchos hogares cubanos - hicieran fiestas con el gobierno totalitario", señaló el texto.

Los vínculos entre Cuba y la UE fueron normalizados el pasado año cuando el bloque europeo eliminó las sanciones impuestas a la isla en 2003, en respuesta al arresto de 75 disidentes.

Michel, el impulsor de la reactivación de las relaciones con La Habana, dialogó el jueves con Raúl Castro.

"El presidente de Costa Rica, Oscar Arias, no se quedó atrás. No pudo posponer unos días la reanudación de las relaciones diplomáticas con Cuba", dijeron los opositores.

Costa Rica era uno de los dos países, el otro es El Salvador, que no había reactivado sus relaciones diplomáticas con el Gobierno cubano después de que la mayoría de las naciones de la región, excepto México, rompieran relaciones con la isla tras una reunión de la Organización de Estados Americanos (OEA) en 1961.

Cuba sostiene que los disidentes son "mercenarios" pagados al servicio del Gobierno de Estados Unidos.