Público
Público

Con optimismo y menos incertidumbre, Lourdes Fernández afronta ARCO 2010

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ya superada la polémica en torno a la organización, la directora de ARCO Lourdes Fernández afronta con "mucho optimismo" una edición que se presenta "con menos incertidumbre y más fortaleza que la del pasado año, a pesar de la situación económica actual".

Este optimismo "no es infundado", ya que, "aunque siguen existiendo dificultades económicas y se compra con mas cautela", el mercado del arte es uno de los que muestra más claramente su recuperación y va sorteando la crisis mejor que otros mercados.

"Así se desprende de la información que me dan las galerías de que, aunque sea de forma muy lenta, al menos empieza a moverse otra vez. Se puede ver también por lo que está ocurriendo con las subastas, no solo con el récord mundial de la obra de Giacometti", señaló la directora de la feria durante una entrevista con Efe.

Brasil y la India como países invitados han sido dos apuestas fuertes en las últimas ediciones. Para 2010 se ha optado por una ciudad, Los Ángeles, elección que la directora espera sea un acierto tanto por las diecisiete "excelentes" galerías que vienen como por los artistas.

"Se trata de creadores quizá desconocidos para nosotros pero instalados en el mercado norteamericano. Vienen galerías de mucha tradición y de mucha importancia, como Regen Projects, y de otras alternativas y jóvenes que se han abierto en el Chinatown, como The Happy Lion. Va a ser muy interesante".

La apuesta por Los Ángeles responde a que se trata de una ciudad "dinámica y multifacética, que marca tendencia; una ciudad en la que se encuentra la industria del cine, el arte contemporáneo, la vanguardia literaria. Es una ciudad cosmopolita como pocas", que también atraerá a muchos coleccionistas de Estados Unidos.

Además, en Los Ángeles se da la unión de lo hispano y de lo oriental. "Es una ciudad maravillosa, receptora en el ámbito cultural de disciplinas muy distintas, y a la vez irradia todo lo que allí está ocurriendo. Es un arte desconocido pero de una buenísima calidad, muy interesante y muy rico".

Uno de los puntos en que la directora de la feria reconoce hay que hacer un esfuerzo es en conseguir una mayor participación de países latinoamericanos. La presencia de estos se limita a cinco galerías de Brasil, tres de ellas en el Programa general y una en ARCO 40; una de Colombia, una de Venezuela, una de Argentina, una de Perú y una de Cuba, esta última en ARCO 40.

"Nos gustaría que hubiera mayor representación. Hay que hacer un esfuerzo, pero es verdad que la crisis afecta más a los países más lejanos. Se les complica todo más".

Esto no ocurre con los coleccionistas latinoamericanos, que siguen teniendo ARCO como una feria de referencia para sus compras en un panorama en el que se han multiplicado la citas con el arte contemporáneo.

"Seguimos en una situación de privilegio en el panorama internacional. ARCO tiene dos ventajas o dos características que la hacen inevitablemente atractiva. Una es que es la 29 edición, con lo cual la solera, el afianzamiento que tiene dentro de las citas de arte es indiscutible".

Por otro lado, "tiene el atractivo de público, de comisarios, es un punto de encuentro de expertos del arte. Sin tener el mercado de Basilea, ni pretender tenerlo, ARCO siempre esta ahí, eso no quiere decir que podamos bajar la guardia".

Despejada la polémica que surgió con los galeristas que rechazaban la intervención de IFEMA en la elección de las galerías, la directora considera que fue "un tema muy local que no ha trascendido internacionalmente. En cualquier feria ocurren estas cosas y tampoco trascienden".

Tras el acuerdo alcanzado, "se vuelve a un comité conjunto, como había siempre, y además la propia estrategia de la feria se va a compartir con el sector de las galerías. Hay que diseñar nuevas estrategias de futuro porque los tiempos son distintos".

Otra de las consecuencias de la crisis ha sido la pérdida de patrocinadores, algunos muy importantes, aunque Lourdes Fernández no quiere dar nombres. "Espero que sea un pérdida temporal. Las razones para no estar son muy sólidas. Ha sido mucho más costoso en esta ocasión tener patrocinadores, todos hemos hecho un esfuerzo".

A ese esfuerzo también se han unido las galerías que, precisamente por la crisis, "se han esforzado para venir con lo mejor, por lo que la calidad de ARCO 2010 va a ser muy buena".