Público
Público

Orange niega que los usuarios más intensivos colapsen Internet

La compañía no cambiará su esquema de tarifas de acceso móvil

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un pequeño número de usuarios de Internet a través de la red móvil, en torno al 5%, realizan un consumo tan intensivo del acceso que tienen contratado que provocan ingentes volúmenes de tráfico y amenazan con llevar las redes al colapso afectando negativamente a la inmensa mayoría de los internautas. Hasta aquí, el argumento base que han defendido esta semana en el XXIV Encuentro de las Telecomunicaciones -organizado por la patronal Aetic en Santander- gigantes de las telecomunicaciones como Telefónica y Vodafone y otros de mucho menor tamaño como Yoigo, cuarto operador de telefonía móvil en España. La solución que se les ocurre es que esos clientes paguen más que el común de los mortales, han dicho las citadas compañías, cosa que los usuarios ya hacen porque la segmentación de tarifas en la banda ancha móvil es ya una realidad. Es decir, de lo que se está hablando no es de que vayan a pagar más que los demás sino de que van a pagar más de lo que pagan hasta ahora. Todo empezaba a cuadrar en el imaginario del sector, que se había puesto a seguir a Telefónica como al flautista de Hamelín, pero ayer llegó Orange España y les cambió el cuento.

Su consejero delegado, Jean-Marc Vignolles, se puso a decir con su marcado acento francés en medio de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, rodeado de varios de centenares de hombres del traje gris del sector, que el emperador estaba desnudo, que ni las redes se colapsan ni corren actualmente el riesgo de hacerlo. Que las inversiones previstas para el futuro evitarán que eso ocurra y que, desde luego, ellos no se plantean cambiar su esquema de tarifas de acceso a Internet a través del móvil como planteó el lunes Telefónica.

'Nosotros no tenemos problemas de capacidad' en las redes y 'no tenemos intención de modificar nuestra propuesta de tarifas ni en el fijo ni en el móvil', fueron las palabras concretas de Vignolles para quien su postura no tiene que ver con que su red sea mejor que la de Telefónica o Vodafone y por eso no tenga riesgo de colapso. De hecho, las cifras anuales de inversión y las diferencias de tamaño entre las tres dirían más bien todo lo contrario. En 2009, Telefónica invirtió en España entre fijo y móvil un total de 1.831 millones de euros. Vodafone invirtió en este país 633 millones. Orange, 434 millones.

Tampoco se trata de que Orange no tenga clientes tan activos como el resto de operadoras. Vignolles aseguró ayer que su 'estructura de tráfico es la misma que la de los demás, con algo menos del 10% de los usuarios de acceso a Internet a través del móvil consumiendo más del 80% del tráfico' de datos, que preven que 'se multiplique por tres en los próximos tres años y por ocho en cinco'. La compañía tiene tarifas planas que permiten descargarse hasta 5 gigas al mes por 39 euros utilizando una datacard (dispositivos como los módem USB que permiten acceder desde un ordenador a Internet utilizando la red móvil). Telefónica considera que son las tarifas con límites de descarga entre 5 y 10 gigas al ms las que provocan los problemas.

Sea quien sea quien diga la verdad, dos cosas parecen ciertas: que a Orange la polémica le ha venido de perlas para lograr una publicidad gratuita desmarcándose de las teorías tan poco populares de sus competidoras; que su intervención puede retrasar la decisión del resto de encarecer Internet para los usuarios más activos ya que, como dijo el consejero delegado de Telefónica, Julio Linares, el pasado lunes, el movimiento sólo tendría lógica si lo secunda todo el sector.

En lo que sí se mostró Orange de acuerdo con Telefónica es en que 'tiene sentido que los diferentes actores del sector alcancen acuerdos', en referencia al sellado este verano entre Google y la operadora de EEUU Verizon para primar determinados contenidos en redes de mayor calidad. 'Lo que ha pasado este verano en EEUU parece que tiene sentido', añadió.