Público
Público

Orbán reitera que Hungría negociará "sin condiciones" para evitar la bancarrota

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, reiteró hoy que Hungría desea iniciar negociaciones "sin condiciones previas" sobre un préstamo internacional y dejo entrever que podría cambiar algunos aspectos de la polémica ley que reforma el Banco Central y que, según los críticos, limita su independencia.

"Para nosotros no es una cuestión de prestigio mantener o cambiar nuestras posturas anteriores", aseveró el político conservador nacionalista, que gobierna desde 2010 con una mayoría de dos tercios en el Parlamento magiar.

En una entrevista concedida hoy a la agencia de noticias MTI, el jefe de Gobierno se refería de esta forma a las críticas llegadas desde la Bruselas y Washington a la nueva Constitución del país y a la ley que regula el funcionamiento del banco emisor.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Unión Europea (UE) se niegan a hablar con Hungría sobre un préstamo de rescate para evitar el colapso de la economía húngara, ya que acusan a Budapest de haber limitado la independencia del Banco Central.

Concretamente, las críticas se centran en el hecho que Orbán haya aumentado el número de vicepresidentes y de miembros del Consejo Monetario nombrados por el Parlamento, dominado por su partido, el conservador nacionalista "Fidesz".

Hungría necesita un nuevo préstamo internacional de entre 15.000 y 20.000 millones de euros para evitar la bancarrota este año.

En los próximos meses debe refinanciar casi 5.000 millones de euros de su deuda en medio de una durísima crisis económica, la fuerte caída de su moneda (el forinto) y la incesante subida de los rendimientos de sus bonos.

Esta semana, la agencia Fitch fue la tercera de la tres grandes instituciones de calificación de riesgo que redujo la nota de los papeles húngaros a nivel de "bonos basura".

Orbán reiteró hoy que Hungría está dispuesta a realizar cualquier programa que nazca de los acuerdos con el FMI.

"Es natural" que el FMI quiera ver una política económica que asegure que el país pueda devolver el préstamo, admitió el polémico primer ministro.

Por otra parte, "todos pueden estar seguros de que durante las negociaciones, el gobierno no presentará leyes sobre temas económicos al Parlamento", prometió Orbán.

La Comisión Europea exigió el jueves pasado "garantías plenas" para que el Banco Central húngaro sea completamente independiente, antes de retomar el diálogo con Budapest sobre un crédito.

El ministro sin cartera, Tamás Fellegi, es el encargado de superar en los próximos días las diferencias con el FMI y la UE, y evitar así una bancarrota, que afectaría a varios países de la zona euro, especialmente Austria, por la fuerte presencia de su banca en ese país excomunista.

Fellegi tiene previsto iniciar el miércoles próximo negociaciones preparativas con el FMI en Washington y la semana siguiente se reunirá en Bruselas con el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn.