Público
Público

Orden de arresto contra el presidente de Sudán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Tribunal Penal Internacional (TPI) emitió el miércoles una orden de arresto contra el presidente sudanés, Omar Hasan al Bashir, por crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra en Darfur.

La acusación y orden de arresto, que podrían desatar más tensiones en Sudán, es la primera contra un jefe de Estado en el poder que emite la corte con sede en La Haya desde que fue creada en 2002.

El tribunal dijo que no tiene pruebas suficientes para incluir el cargo de genocidio en la orden de arresto, pero le acusa de siete cargos de crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad, asesinato y desplazamiento forzoso, entre otros.

"La capacidad oficial de Omar al Bashir como jefe de Estado en vigor no le excluye de su responsabilidad criminal, ni le garantiza inmunidad contra el enjuiciamiento ante el TPI", dijo en una rueda de prensa la portavoz del tribunal Laurence Blairon.

Bashir está acusado de orquestar una campaña de violencia en la región occidental sudanesa de Darfur desde 2003.

En la capital sudanesa, cientos de manifestantes se congregaron para protestar contra la orden de arresto.

"Es una decisión defectuosa", afirmó el portavoz presidencial sudanés Mahyub Fadul. "No la reconocemos, ni al tribunal que la emitió, y no nos importa en absoluto".

La tensión también aumentó en Darfur, donde responsables de la ONU dijeron que cientos de tropas del Gobierno sudanés desfilaron por la capital regional, El Fasher, en una demostración de fuerza.

La decisión de la corte podría dañar las perspectivas de paz en Sudán y enfrentar a las potencias occidentales contra los partidarios del Gobierno de Jartum.

China, la Unión Africana y la Liga Árabe han sugerido que una acusación podría desestabilizar la región, agravar el conflicto de Darfur y poner en peligro un complejo acuerdo de paz entre el norte y el sur de Sudán, semiautónomo y potencialmente rico en petróleo.

Bashir rechazó las acusaciones del TPI, el primer tribunal permanente que juzga crímenes de guerra, como parte de una conspiración occidental.

"Se la pueden comer (la orden)", dijo a una multitud de seguidores en el norte de Sudán el martes.

Además tiene previsto acudir a una cumbre árabe prevista para este mes en Watar, en desafío de la orden de arresto.

"Acudirá a todas las cumbres árabes y todas las cumbres africanas", aseguró a Reuters el subsecretario de Asuntos Exteriores, Mutrif Siddiq.

MILES DE MUERTOS Y DESPLAZADOS

Según responsables de la ONU, 300.000 personas han sido asesinadas en el conflicto en la región occidental de Darfur desde 2003 y que al menos 100.000 más murieron por hambre y enfermedades. Jartum, por su parte, asegura que los muertos son 10.000.

También se estima que otras 2,7 millones de personas se han visto desplazadas por el conflicto, que comenzó cuando rebeldes no árabes tomaron las armas para enfrentarse al Gobierno.

El fiscal jefe de la corte, Luis Moreno-Ocampo, acusa a Bashir de dirigir una campaña de genocidio y ha reconocido que necesitará la ayuda urgente de los más de 100 estados que apoyan el tribunal para aplicar la orden de arresto.

En los meses previos a esta decisión, la violencia ha aumentado en Darfur. Responsables gubernamentales sudaneses prevén que rebeldes de Darfur incrementarán sus ataques tras el anuncio de la corte.

Integrantes de las organizaciones de ayuda en la región han dicho que responsables sudaneses les dijeron a principios de semana que retiraran parte de su personal de zonas de Darfur porque podrían ser objetivo de ataques.

El yugoslavo Slobodan Milosevic y el liberiano Charles Taylor son los dos anteriores jefes de Estado que han sido juzgados por tribunales internacionales.