Público
Público

Una orden católica irlandesa destina 161 millones de euros a víctimas de abusos

Medio centenar de ex sacerdotes de la Archidiócesis de Dublín han recibido 450 acusaciones por agresiones sexuales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los Hermanos Cristianos, la orden católica más denunciada en el informe del pasado mayo sobre abusos sexuales a menores en Irlanda, anunciaron hoy que destinarán 161 millones de euros para indemnizar a las víctimas.

Aquel documento, conocido como Informe Ryan, conmocionó a este país al revelar que miles de menores fueron objeto de abusos sexuales y torturas físicas y psíquicas en instituciones estatales regentadas por religiosos durante casi 70 años.

Ante la presión social, las 18 órdenes citadas en el informe se vieron obligadas a renegociar con el Gobierno un pacto firmado en 2002 que les concedía inmunidad económica al fijar el máximo de sus indemnizaciones en sólo 127 millones de euros. Esa cantidad cubre sólo una pequeña parte de la factura final, pues se sabe que el plan de compensaciones para las víctimas asciende a 1.300 millones de euros y que la mayoría de este desembolso iba a salir de las arcas del Estado.

En un comunicado, los Hermanos Cristianos indican que han aumentado en 34 millones de euros su anterior contribución, hasta los 161 millones, lo que representa, según los religiosos, el 67% del valor de su patrimonio en Irlanda. La orden donará 30 millones de euros a un fondo gubernamental y destinará cuatro más a programas que ofrecen ayuda psicológica a las víctimas de los abusos.

Como estaba previsto, los Hermanos Cristianos trasferirán también varias instalaciones deportivas y de recreo, valoradas en 127 millones de euros, a un fondo gestionado por el Estado y el Edmund Rice Schools Trust (ERST). Según la nota, estas donaciones y las efectuadas desde 1996 por la congregación elevan a 190 millones la cifra total de su contribución al plan de indemnización.

'Los incrementos detallados son consecuencia del reconocimiento por los Hermanos Cristianos de la vergüenza y pena causados por las revelaciones del Informe Ryan. Sabemos y lamentamos que nada de lo que digamos o hagamos hará que las víctimas de abusos olviden el pasado', dice el texto.

'Las decisiones tomadas —agrega el comunicado— para reconocer nuestra obligación moral hacia los supervivientes del abuso y hacia la gente de Irlanda serán reflejo de nuestra disposición para colaborar plenamente en crear una nueva realidad en el cuidado de los menores.'

El anuncio de los Hermanos Cristianos se produce un día antes de que una comisión investigadora dé a conocer sus conclusiones sobre denuncias de abusos sexuales cometidos por sacerdotes católicos en la archidiócesis de Dublín. El informe, de 700 páginas, verá la luz este jueves con una serie de cortes para no prejuzgar presentes o futuros casos penales, al mismo tiempo se permitió la eliminación del texto de toda referencia a aquellos sacerdotes que se enfrentan a procesos penales ante el temor de que pudiera afectarlos y se utilizarán seudónimos para proteger la identidad de otros.

Un total de 450 personas han presentado acusaciones de abusos sexuales contra ex sacerdotes de esa diócesis por hechos sucedidos desde 1940. La comisión investigadora de la archidiócesis de Dublín examinó las acusaciones contra 46 sacerdotes así como el manejo del escándalo por parte de 19 miembros de la jerarquía católica, entre ellos el cardenal Desmond Connell.