Público
Público

Ordenan un juicio por los regalos de la heredera de L'Oreal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un fotógrafo francés se enfrentará a un juicio por la acusación de haber exigido mediante extorsión regalos valorados en 1.000 millones de euros a la anciana heredera de la fortuna L'Oreal, según dictaminó el viernes un tribunal galo.

Liliane Bettencourt, de 87 años, una de las mujeres más ricas del planeta, señaló haber estado en pleno uso de sus facultades mentales cuando regaló dinero, propiedades, obras de arte y un seguro de vida a su amigo cercano François-Marie Banier, de 62 años, durante el transcurso de los años.

Pero su hija, Françoise Bettencourt-Meyers, sostiene que Banier se benefició de las débiles facultades mentales de su madre. Ha luchado durante dos años para que acusen a Banier de "abuso de debilidad", contra la voluntad de su madre.

Ambas mujeres son accionistas y miembros del directorio de la gigante de los cosméticos L'Oreal, y actualmente no tienen contacto entre ellas.

"¿No debería decir nada, no hacer nada, una hija que ve a su debilitada madre bajo el poder de un depredador, un hombre que hace todo lo que puede para romper el lazo del amor filial?", preguntó ante la corte el abogado Olivier Metzner, en representación de la hija.

Georges Kiejman, que representa a Bettencourt, respondió diciendo que la anciana mujer, aunque sorda, estaba tan consciente que Metzner podría tener problemas al tratar de seguir sus ingeniosos argumentos.

"Estoy aquí para decir de parte de la señora Bettencourt: '¡Basta! no soy un vegetal. No me manejarán según su voluntad", declaró Kiejman en el tribunal de Nanterre, a las afueras de París.

Ninguno de los protagonistas estuvo presente ante el tribunal. Sus abogados son tres de los más importantes de Francia.

"François-Marie Banier no se perderá una palabra de este juicio y estará encantado de participar, ya que está impaciente por limpiar su nombre de estas calumnias", dijo su abogado Herve Temime.

El elegante Banier ha sido parte de los círculos parisinos de moda desde su adolescencia, estableciendo una gran amistad con escritores famosos, millonarios mecenas de las artes y otras personalidades.

El abogado de Bettencourt dijo que la hija, que siempre ha tenido problemas con su madre, estaba celosa de la amistad de Banier con la anciana. Además la acusó de buscar el control de la fortuna de su madre.