Público
Público

Ordóñez quiere capitalizar a los bancos europeos, incluidos los españoles

El gobernador considera que los 17.700 millones entregados en ayudas públicas es "poco"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En Europa se prepara una gran capitalización de los grandes bancos de la zona del euro. Nadie termina de afinar el plan de cómo hacerlo, pero poco a poco todos los que tienen algo que decir lo van dejando claro, aunque al tiempo intentan defender la solvencia de todos los grandes grupos. Ayer terminó de aclarar esta realidad el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, alguien que hasta ahora solía ser muy cauto en sus afirmaciones para no poner en duda públicamente a los bancos españoles. Ayer fue meridianamente claro. Quizá más de lo que sería recomendable para un gobernador.

En este debate que existe en Europa de si debe capitalizarse a todas las grandes entidades o no para devolver la confianza en ellas en medio de esta profunda crisis de la deuda soberana, Ordóñez auguró que habrá una solución intermedia ('medidas antisintomáticas como las aspirinas'), en la que habrá dinero para las entidades aunque no de manera desmedida. Y en ese paso deberán estar las entidades españolas, defendió, a diferencia de la crisis pos-Lehman Brothers, cuando los grandes de la UE recibieron miles de millones de euros y los españoles se quedaron al margen porque parecían suficientemente capitalizados.

El Estado ha nacionalizado un total de 250.000 millones en activos

Ahora, el gobernador también cree que lo están, sin embargo quiere que para ellos también haya dinero. 'Hoy el foco está en los grandes bancos europeos. Eso afecta también a los españoles. Si hay movimientos en Europa en ese sentido, España debe entrar en ellos', dijo. A continuación, señaló que 'el Banco de España no descarta nada para los próximos 15 años', ni siquiera una nueva ronda de recapitalización de las cajas en un periodo cercano 'si las cosas fueran mucho peor'.

De momento, y una vez sumadas las nacionalizaciones aprobadas ayer (Novacaixagalicia recibirá 2.485 millones a cambio del 93% de su capital; CatalunyaCaixa, 1.718 millones por el 90% de sus acciones, y Unnim, 588 millones por el 100%), las ayudas públicas ascienden a 17.657 millones. El gobernador aseguró que esa cifra es 'relativamente poco en determinados foros', aunque a un ciudadano pueda parecerle mucho.

El desembolso de las ayudas empezará a producirse en próximas fechas, cuando el Ministerio de Economía dé su visto bueno a lo largo de la próxima semana. Será entonces cuando las entidades tendrán que poner en marcha los planes de recapitalización. 'Si no son capaces de cumplirlos, no se descarta ninguna medida (entre ellas, una posible intervención)', explicaba Ordóñez.

BMN y Liberbank logran un plazo de 25 días para encontrar inversores

A partir de ahora, Novacaixagalicia, Unnim y CatalunyaCaixa seguirán una hoja de ruta diferente. El futuro de Unnim pasa por una rápida integración con otra entidad. A pesar del evidente solapamiento de oficinas, desde el sector se apunta a una posible compra por Caixabank. Otras opciones son Ibercaja y Banca Cívica, con la que se estuvo cerca de llegar a un acuerdo. A las fusionadas Unicaja-Caja España-Duero les cuadran los 28.000 millones de activos de Unnim para cumplir con sus planes de crecimiento.

La integración de CatalunyaCaixa con otra entidad parece más complicada, debido a su tamaño (81.000 millones). La entidad espera encontrar 'alguna solución' en los cinco años que puede estar en manos del FROB.

El caso de Novacaixagalicia es radicalmente opuesto. La caja gallega tendrá un año de plazo para poder recuperar las acciones del FROB. Para ello, contará con cuatro ventanas de recompra. En la primera, que se ejecutará en la primera quincena de diciembre, los inversores privados adquirirán acciones públicas al mismo precio que ha pagado el FROB. En el resto de plazos (marzo, junio y septiembre de 2012), el precio tendrá el sobrecoste del 12% de interés.

Mientras, BMN y Liberbank logran una prórroga de 25 días para cumplir con el 10% de capital principal que exige la ley. El banco liderado por Cajastur lo busca a través de las desinversiones en participadas como Telecable. Mientras, BMN, según fuentes empresariales catalanas, realizará una emisión de bonos convertibles entre inversores profesionales (empresas y Pymes) para lograr 220 millones de euros.

El Gobierno ha asegurado hoy que, tras la reestructuración, el sector es ahora 'más solvente, eficiente y transparente'. En total, el Ejecutivo ha nacionalizado 250.000 millones de activos bancarios.