Público
Público

La organización cancela todos los conciertos de esta noche por el fuerte viento

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La organización del Festival Internacional de Benicàssim ha decidido, a las 0.45 horas, cancelar definitivamente la jornada de conciertos ante los riesgos que suponen las fuertes rachas de viento que azotan el recinto, y se ha pedido a los 45.000 asistentes que lo abandonen progresivamente.

La banda estadounidense Tom Tom Club había sido la encargada, a las 0.00 horas, de reanudar los conciertos del FIB Heineken en el Escenario Verde, el más perjudicado por las fuertes rachas de viento que han obligado a suspender toda la actividad musical durante casi dos horas.

Mientras, todos los equipos de mantenimiento del FIB Heineken y equipos de Protección Civil han intentado asegurar las zonas más delicadas ante este episodio meteorológico, que ha obligado a la organización a paralizar cautelarmente todos los conciertos entre las 22.15 horas y la medianoche, así como a desalojar la carpa reservada a los medios de comunicación.

Además, sobre las 0.20 horas se ha producido un breve corte de todo el sistema de iluminación que ha dejado a oscuras todo el recinto de conciertos salvo, paradójicamente, el Escenario Verde donde tenía lugar el concierto de Tom Tom Club.

Con la actuación de esta banda, formada por dos ex miembros de Talking Heads, se había alterado sustancialmente el orden de los grupos que iban a actuar esta noche en el Escenario Verde, el principal de este festival.

Así, el concierto de Paul Weller ha tenido que finalizar antes de tiempo y tanto el de Kings of Leon, cabezas de cartel para hoy, como el de Mäximo Park se habían pospuesto al de Tom Tom Club, entre abucheos de las miles de personas que aún abarrotan el recinto de conciertos.

Según los cálculos de la organización, esta noche se han dado cita unas 45.000 personas, lo que supone un lleno total del aforo previsto. Durante las cerca de dos horas en que se ha paralizado la actividad musical, el número de "fibers" que han abandonado el recinto no ha sido apenas perceptible salvo aquellos alojados en las zonas de acampada, que han querido comprobar el estado de sus pertenencias y han regresado para seguir disfrutando del festival.

Por su parte, los equipos de bomberos han logrado controlar el incendio declarado junto a la N-340 y frente a la grada de invitados del Escenario Verde, quedando afectada una superficie de matorral aún no cuantificada.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha decretado un aviso de riesgo por rachas de viento de hasta 70 kilómetros por hora en el interior y litoral norte de Castellón, que según sus pronósticos durará al menos hasta primera hora de esta mañana.

Mientras tanto, los "fibers" se han ido repartiendo por todo el recinto de conciertos, muchos de ellos tapados con toallas de playa para resguardarse del fuerte y desapacible viento que ha condicionado toda esta segunda jornada de conciertos del FIB.

A partir del anuncio de cancelación definitiva, hecho por megafonía ya que las pantallas gigantes de vídeo han tenido que ser desmontadas por seguridad, los abucheos han sido constantes por parte del público, que ha comenzado a abandonar el recinto aunque muchos siguen bailando con la música ambiente.

Fuentes de la organización han señalado a EFE que se ha intentado reanudar la actividad musical "hasta el último minuto", aunque el hecho de que el fuerte viento no haya amainado y que seguía existiendo riesgo para el público y los artistas, se ha decidido finalmente suspenderlo todo.

Mañana por la mañana se estudiará, según las mismas fuentes, si pueden ser reubicadas las actuaciones previstas de Kings of Leon y Mäximo Park.

El dispositivo de seguridad establecido a partir de ahora para el desalojo del recinto será el mismo que el montado para las ocho de la mañana, cuando se cierra tras la jornada de conciertos y sesiones de DJ.