Público
Público

Una organización con una estructura mastodóntica

Tras su elección, Díaz Ferrán se rodeó de 21 vicepresidentes, más del doble que la FIFA

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La patronal CEOE tiene más agrupaciones con derecho de voto que países miembros tiene la ONU; más vocales en la Asamblea (818) que diputados tiene el Parlamento Europeo (cerca de un centenar más) o la Duma Estatal de la moderna Rusia (casi el doble); y, desde la llegada a la presidencia de Gerardo Díaz Ferrán, muchos más vicepresidentes no sólo que cualquier otra patronal de los países del entorno (la italiana tiene diez; la alemana, ocho, y la de Reino Unido, uno), sino más del doble de los que tiene la FIFA (Federación Internacional de Fútbol Asociado) o 21 veces más de los que ha considerado necesarios el Banco Central Europeo (BCE).

Ni al motor de Google le resulta fácil encontrar una institución u organismo nacional o internacional dotado de una estructura tan mastodóntica y capilarizada como la de la CEOE.

La Confederación Española de Organizaciones Empresariales, nacida en 1977, es hoy una intrincada organización que, desde abril de 2009, perdió definitivamente la forma piramidal. Por deseo de Díaz Ferrán, bajo su cargo cuelgan 21 vicepresidentes. Los estatutos de CEOE determinan que sólo el presidente nombra y sólo él cesa a los vicepresidentes, en el número que crea apropiado. Sólo en el caso de Cepyme, su presidente adquiere el asiento de vicepresidente de la CEOE de forma automática. Díaz Ferrán nombró ocho vicepresidentes más de los que ya había cuando llegó al cargo.

La versión oficial sobre esta estructura sobredimensionada es que así se garantiza mejor la representatividad de las organizaciones empresariales. Fuentes de la patronal menos complacientes sostienen sin embargo que con el nombramiento masivo de vicepresidentes Díaz Ferrán compró la voluntad de los beneficiados, lo que a la postre ha retrasado su marcha. Otras fuentes internas creen, sin embargo, que el todavía presidente no ha hecho más que replicar el modelo obsoleto implantado por sus antecesores.