Público
Público

Una organización insta a Kuwait a parar el juicio a un bloguero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La organización Human Rights Watch, fundada en Nueva York y que supervisa el respeto a los derechos humanos, pidió el lunes a Kuwait que detenga el juicio contra un bloguero por insultar al jefe del Estado, y que levante una prohibición judicial sobre la cobertura del caso en los medios de comunicación.

El bloguero y periodista Mohamad Abdul-Kader al-Jasem, que según sus abogados se enfrenta hasta a 18 años en prisión si se le declara culpable, fue detenido el 11 de mayo después de que la oficina de que el emir jeque Sabah al-Ahmad al-Sabah presentara una denuncia en su contra.

"Kuwait, una vez relativamente tolerante con la libertad de expresión, está castigando cada vez más a los individuos por sus opiniones políticas", afirmó en un comunicado Joe Stork, subdirector para Oriente Próximo de HRW.

"Las autoridades kuwaitíes deben de dejar de perseguir a Mohamad al-Jasem sólo por criticar a los mandatarios kuwaitíes", añadió.

El Departamento de Estado de EEUU expresó el jueves su preocupación por el caso, y ha planteado el tema al Gobierno de Kuwait.

Al-Jasem también está acusado de propagar noticias falsas que podrían dañar los intereses nacionales del país.

Su juicio comenzó el 24 de mayo, y el tribunal prohibió a los medios del país que informen sobre el caso.

Kuwait, el cuarto mayor exportador de petróleo del mundo, tiene la prensa más libre de los estados del golfo Pérsico, pero su gobernante está protegido de las críticas por la Constitución. Muchos escritores han sido multados o encarcelados por difamación.

En su página web, el bloguero criticó el gobierno de la familia al-Sabah y acusó al primer ministro, Naser al-Mohamad al-Sabah de mala gestión y corrupción.

En abril se le condenó a seis meses en prisión por difamar al primer ministro, pero el tribunal suspendió la sentencia a la espera de una apelación. Se están celebrando audiencias por otros dos casos en su contra.

El bloguero se puso en huelga de hambre en protesta por su detención, pero se vio obligado a abandonarla por temores sobre su salud.