Público
Público

Una organización vincula unas facciones del Tea Party con grupos racistas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color (NAACP), publicó hoy un informe que detalla "los lazos entre ciertas facciones del Tea Party (el movimiento popular conservador de EE.UU.) y grupos racistas".

El presidente de la histórica organización defensora de los derechos civiles, Benjamin Jealous, presentó hoy en una conferencia telefónica el informe titulado "El Nacionalismo del Tea Party", elaborado durante el último año.

El reporte sale a luz a pocas semanas de unas elecciones legislativas muy reñidas y protagonizadas en parte por la fuerza del Tea Party, que ha influido en varias primarias republicanas.

En concreto, la investigación indaga en seis de los grupos principales que aglutinan esta fuerza conservadora que defiende valores como la responsabilidad fiscal y la escasa injerencia del Gobierno en economía.

El informe indica supuestas amenazas de muerte al presidente de NACCP, por parte de Mark Williams, el que fue presidente del Tea Party Express, pero quien fue expulsado de la federación del movimiento por sus comentarios racistas.

También nombra las relaciones de Billy Joe Roper, fundador de la organización nacionalista blanca White Revolution y miembro de ResistNet Tea Party, quien según el informe ensalza el nazismo al elogiar a William Pierce, fundador del Partido Nazi en EE.UU.

Otros de los "perfiles problemáticos" de miembros del movimiento son Roan Garcia-Quintana, de la facción del Tea Party de Carolina del Sur y, según el informe, miembro del Consejo de Ciudadanos Conservadores, "descendiente directo" de los consejos de blanco que defendían las leyes de segregación racial.

Karen Pack, del Tea Party de Texas, es relacionado con el Ku Klux Klan, un grupo racista de EE.UU. que se remonta a la historia del siglo XIX.

El informe también declara que Clay Doublas, del Tea Party en Arizana, impulsa un "duro antisemitismo" y milicias paramilitares que conspiran para derrocar el Gobierno.

Otro de los sujetos investigados es Larry Pratt, de Virginia, perteneciente del Tea Party Nation y del 1776 Tea Party. Según el informe, ha promovido los movimientos de milicias durante años.

Además, en 1992 participó en un acto de ex miembros del Ku Kluk Klan en Colorado que defiende la identidad cristiana y dicen que los denostan a judíos como "satánicos" y a las personas de color como "gente de barro", según el informe.

En la conferencia telefónica para presentar el informe, el presidente de NAACP dijo que su organización "no tiene ningún problema con la existencia del Tea Party".

"Pero sí tenemos un problema cuando miembros prominentes del Tea Party tienen permitido usar los actos del Tea Party para reclutar gente para grupos que abogan por la supremacía de los blancos", objetó.

En julio la misma organización ya condenó el "racismo" del Tea Party, lo que provocó un rifirrafe de acusaciones entre ambas entidades ya que la segunda insiste en que no existe ningún tipo de odio por raza en sus bases.

En la introducción del informe, Jealous insta a las direcciones de los diferentes grupúsculos a promover la diversidad entre sus miembros.

Aunque reconoce que los dirigentes "están motivados por sus preocupaciones sobre el gobierno y el presupuesto", denuncia que "durante demasiado tiempo" han tolerado a otros expresar racismo y xenofobia".

Por su parte, portavoces del Tea Party han rechazado las alegaciones del informe, como el fundador del Tea Party Nation, Judson Phillips, quien dijo al periódico Kansas City Star que se trata de las "típicas tácticas de izquierdistas para calumniar".