Público
Público

Oriente viste de charol, de flores y de oro y plata militar el invierno 2009

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Oriente trajo hoy a París sorprendentes maneras de vislumbrar la mujer Prêt-à-Porter del otoño-invierno 2008-2009, a la que el modisto indio Manish Arora convirtió en guerrera del futuro; el chino Frankie Xie vistió de corto, en rojo, negro y gris; y el coreano Lie Sang Bong de flores y lunares.

El futuro se leía en el trabajo del modisto coreano y también en el de su colega Manish Arora, quien centró su trabajo en una dominante militar, futurista y medieval a la vez, con vestidos armaduras de grandes hombreras.

El oro y sobre todo la plata, pero también el cristal, swarovski por supuesto, abundaron por doquier, en conjuntos siempre bordados enteramente, monocolores, bicolores, tricolores y multicolores.

Armaduras de plumas, vestidos sedosamente metálicos, a lo Paco Rabanne, bordados samurai, gracias a la colaboración emprendida con el artista japonés Keiichi Tanaami, o cabezas Mickey, sí, Mickey, debido a una colaboración con la casa Disney, fueron algunas de las múltiples épocas y elementos evocados en sus modelos.

El coreano Lie Sang Bong, toda una celebridad al otro lado del globo, tomó a su compatriota Kimera, en particular a sus maquillajes, como fuente de inspiración para la próxima temporada invernal.

La cantante pop rock residente en España se dejó encantada, según contó a Efe poco después de lucir el traje de novia final "hecho expresamente" para ella por el modisto, cuando se enteró de que siempre vestía de blanco.

Lie Sang Bong, figura ya familiar en los desfiles de París, fundó su nueva colección en las formas redondeadas para crear una "sinfonía de volúmenes", estructurada en varios tiempos, "como una ópera rock".

En negro, rojo o violeta, su mujer será romántica como una flor, o, en contraste, lucirá cuero y pieles; lunares, o será "mística, como Kimera", explicó.

China trajo a París el saber hacer de Frankie Xie, creador de la firma Jefen, que imaginó una mujer "segura de sí misma, equilibrada y chic".

Minifaldas plisadas, pantalones ajustados sin exageraciones, vestidos túnica cortos de cuero gris, texturas brillantes, irisadas, acharoladas fueron algunas de sus propuestas.

Quiso también ensalzar el equilibrio cultural, entre tradición y modernidad, entre un continente y otro.

De ahí las sombras chinas en rojo y negro, las escamas de dragón y el tul translúcido "muy 'in the mood for love'", subrayaron sus promotores franceses.

La vecina India aportó además, por primera vez a las pasarelas de París, la visión Prêt-à-Porter de Rajesh Pratap Singh, creador muy célebre en su país, que llenó de pétalos de rosa el suelo de su desfile.

El cuero negro, ocupó un importante lugar en su colección, donde los bordados podrán ser florales y plateados, y donde el estilo será fundamentalmente occidental.

La noche será del dúo belga Af Vandevorst, que celebra sus diez años de presencia en París con una fiesta en la Maison de los Métallos.

Mítico lugar obrero y metalúrgico, que acaba de abrir sus puertas reconvertido en espacio cultural.