Público
Público

La originalidad es el secreto

Cinco museos españoles en los que podemos encontrarnos desde momias egipcias y juguetes de todas las épocas hasta un coche incrustado en hormigón, zapatos de famosos y trajes diseñados por el mismo Picasso. ¿Quién

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Lejos de los grandes museos conocidos por todos y en los que la aglomeración es la nota dominante, en España hay también otros, ubicados en localidades más pequeñas, que tienen la originalidad como sello distintivo. Ahora que la llegada de las fiestas navideñas permite a la mayor parte de la gente incrementar su tiempo de ocio, la oportunidad para conocerlos no podría ser mejor.

No hace falta trasladarse a ninguna de las mecas de la moda internacional, por ejemplo, para conocer las creaciones que diseñadores como Salvatore Ferragamo o Úrsula Mascaró han diseñado para cubrir los pies de sofisticación. En Elda, el Museo del Calzado permite contemplar desde sus creaciones hasta las que vistieron en su día Paco Rabal, Cristina Hoyos, Severiano Ballesteros o los Reyes de España. También, viajar por la historia de la humanidad a través del zapato o conocer las ciudades que han hecho de él todo un arte.

Y como no hay que irse a Milán para disfrutar de bellos zapatos, tampoco es necesario salir de España para franquear los secretos de los faraones. El Museu Egipci es uno de los menos conocidos de Barcelona, pero lejos de las colas interminables de la Casa Batlló o la Sagrada Familia, permite una aproximación a la vida y las costumbres egipcias a través de sus mil piezas, que incluyen desde esculturas de piedra y bronce hasta sarcófagos, momias y joyas.

Dando un salto en el tiempo y en el espacio, nos trasladamos al paisaje cacereño de Los Berruecos para visitar uno de los museos de arte contemporáneo más singulares de España, el Museo Vostell Malpartida. Su artífice, el alemán Wolf Vostell, uno de los impulsores del Happening europeo y pionero del videoarte, que en los setenta depositó aquí su valiosa colección personal. Piezas integradas en la naturaleza, coches incrustados en hormigón... Arte y medio ambiente conviven en una fusión sorprendente.

En Almagro, el Museo Nacional del Teatro acoge escenografías, figurines y estampas que traen la magia directamente desde el escenario. Entre los trajes del atrezzo que guarda destacan los diseñador en 1919 por Picasso para El sombrero de tres picos.

Y ahora que el espíritu navideño ya campa por nuestras calles es también un buen momento para llevar a los niños a nuestra última recomendación: el Museo del Juguete de Ibi. Ubicado en un caserón señorial del siglo XVIII, La Casa Gran, muestra una colección de casi 500  piezas agrupadas por especialidades. Barcos, aviones, trenes, juguetes urbanos, animales... ¿Quién ha dicho que los museos son aburridos?