Público
Público

Oro en relevos K-1 200 remata el medallero español, que acaba con cuatro podios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La selección española de piragüismo ha finalizado hoy su participación en los Campeonatos del Mundo 2009 inscribiendo en el historial de la novedosa prueba de relevos de K-1 200 su nombre como primera campeona mundial, a la que sumado otras tres medallas, oro en K-2 1000, plata en K-2 500 y el bronce del K-4 500 femenino.

La competición celebrada en el idílico lago Banook, una campo de regatas en Nueva Escocia que en invierno queda cubierto por una pista de hielo, ha concluido con cuatro puestos de podio para el equipo español, que ha presentado el equipo más numeroso de su historia en una competición en la que han tomado parte 66 países.

Al oro del relevo K-1 200, formado por el catalán Saúl Craviotto, el asturiano Fran Llera, el vasco Ekaitz Saies y el gallego Carlos Pérez Rial, ha sumado el título de campeones del mundo en K-2 1.000 del zamorano Emilio Merchán y el palentino Diego Cosgaya; y la medalla de plata de los vigentes campeones olímpicos de K-2 500 Craviotto y Pérez Rial en K-2 200.

El medallero español lo ha completado el tercer lugar del K-5 500 femenino, integrado por la andaluza Beatriz Manchón, la asturiana Jana Smidakova y las gallegas Sonia Molanes y Teresa Portela.

Los Mundiales han dejado, además del éxito del relevo, la consecución por primera vez del título de campeón mundial de K-2 1.000 por una embarcación española, el estreno este año en competición internacional del doble subcampeón olímpico en Pekín David Cal, el prometedor debut de los jovencísimos David Maquieira y David Fernández, que han alcanzado con nota la final en C-2, y el reencuentro del K-4 femenino con el podio.

Con algunas ausencias significativas en un año postolímpico, entre ellas las de dos campeones olímpicos de canoa Andreas Dittmer y Maxim Opalev, la cita canadiense ha dejado notables novedades como la inclusión como exhibición de la canoa femenina y regatas para personas con discapacidad, y la nota anecdótica protagonizada por el campeón olímpico noruego Erik Veraas Larsen, que junto a Jacob Norenberg, ganó la final B paleando equipado con camisa y corbata.

La vistosidad de la innovadora prueba de K-1 relevos, en la que España ha brillado con un cuarteto arrollador, ha aupado el medallero del equipo nacional, que en kayak masculino se ha llevado el trofeo a la mejor selección mundial de kayak masculino, por delante de la potencia mundial húngara.

Las olas que se generan en el cambio de relevo han dificultado la estabilidad de los palistas que emprenden su recorrido, circunstancia que ha sido especialmente agravada en el último "testigo" cuando el pontevedrés Pérez Rial ha encarado la meta, sorteando un oleaje en las primera boyas que él asegura que ha superado con éxito por su aprendizaje desde niño en la ría de Aldán de su Galicia natal.

Los campeones olímpicos de K-2 500 metros Saúl Craviotto y Carlos Pérez Rial se han proclamado subcampeones del mundo de K-2 200, la que será nueva distancia olímpica en Londres, al conseguir el primer podio alcanzado por España en esta prueba.

Las otras cuatro embarcaciones finalistas en la distancia del medio kilómetro se han clasificado en quinto lugar, en el caso del K-2 de Beatriz Manchón y Jana Smidakova, y los novenos de Fran Llera y Teresa Portela, en K-1, y David Cal, en C-1.

En 200 metros, donde Craviotto y Pérez Rial se proclamaron subcampeones del mundo en K-2, el resto de las posiciones de los españoles han oscilado entre el cuarto puesto del K-4 de Joan Ardit, Pablo Andrés, Borja Prieto y Alvaro Bravo y el séptimo de Ekaitz Saies y del C-4 de Antonio Campos, Yeray Picallo, André Oliveira y José Manuel Sánchez.

En medio, el K-1 de Teresa Portela y el K-2 de Beatriz Manchón y Jana Smidakova han sido quintos y el C-2 de David Maquieira y David Fernández, sexto.

Los relevos, además del oro del K-1 masculino, han tenido presencia española en el K-1 femenino con Ainara Portela, Ana Varela, Laura Pedruelo e Isabel Contreras, que fueron novenas, y el C-1 de José Luis Bouza, José Manuel Sánchez, Antonio Campos y Yeray Picallo, que acabaron octavos.