Público
Público

Orozco-Estrada buscará la "excelencia" de la OSE durante tres temporadas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El director colombiano Andrés Orozco-Estrada tiene las tres próximas temporadas por delante para trabajar como titular de la Orquesta de Euskadi (OSE), un periodo en el que buscará "la excelencia" de la sinfónica vasca, a la que ha encontrado "con ganas de que pasen cosas".

"No es una orquesta pasiva, la gente quiere que las cosas se muevan y funcionen. Eso quiere decir que hay que estar siempre atento y es un reto que me encanta", ha asegurado en San Sebastián este joven director en su primera comparecencia ante los medios de comunicación.

Orozco-Estrada (Medellín, 1977) ha estado acompañado por el director general de la OSE, Íñigo Alberdi, y la consejera vasca de Cultura, Miren Azkarate, quien ha destacado que el nuevo titular de la orquesta "tiene suficiente experiencia y méritos en la mochila para que no haya la menor duda de por qué se ha tomado esta decisión".

La nueva batuta de la orquesta vasca compaginará esta responsabilidad con la dirección de la Tonkunstler Orchestra Niederosterreich de Viena.

Está afincado en la capital austríaca desde hace más de 10 años, lo que le ha dado la posibilidad de colaborar con numerosas orquestas de Centroeuropa, fundamentalmente de Alemania y Suiza, aunque también de otros países como los escandinavos.

Ha dirigido a la OSE en dos ocasiones, la última en la pasada temporada de abono, que fue cuando empezó "a soñar" con la posibilidad de dirigirla, ya que en ese momento estaba a punto de ponerse en marcha el proceso de sustitución de Gilbert Varga y Cristian Mandeal, directores artísticos hasta junio de este año.

Su contrato comenzará en la temporada 2009-2010 y sus primeras tareas serán dirigir un nuevo programa de conciertos en febrero, así como la gira de la orquesta por Italia, que tendrá lugar en marzo.

Orozco-Estrada ha dicho que "la clave" de esta nueva etapa será la combinación entre "el rigor y la disciplina" y la atención "al sentir" de los músicos, porque le interesan las personas "por encima de todo" y cree que "el papel de cada uno en la orquesta es fundamental".

"Quiero lograr ese punto de equilibrio", ha indicado el director colombiano, quien opina que es esta filosofía la que puede explicar "la buena acogida" que ha tenido por parte de los músicos.

Su aspiración es que la orquesta, de la que ha subrayado su gran calidad, "suene no sólo muy bien, sino excelente", de forma que se pueda percibir siempre que sus componentes pisen el escenario que "cada uno de ellos entiende lo importante y el privilegio que es estar haciendo música".

El joven director se ha confesado amante de la música sinfónico-coral, algo que probablemente se note en la próxima temporada, dadas las posibilidades que se abren en Euskadi, donde hay "coros maravillosos", ha comentado.

Además de mantener las composiciones universales de los grandes clásicos en el repertorio, también desea poner "mucho esmero" en los autores vascos, sin olvidar tampoco a los contemporáneos.

Íñigo Alberdi ha afirmado por su parte que la de Orozco Estrada era "la mejor opción" para el periodo que ahora inicia la orquesta, pues trae dos recetas que los responsables de la OSE consideran necesarias: "trabajo inteligente e intenso, e implicación colectiva".