Público
Público

Ortega Cano conoce hoy su sentencia por la muerte de Carlos Parra

La Fiscalía y la acusación particular piden cuatro años de cárcel para el viudo de Rocío Jurado por los delitos de homicidio imprudente, conducción temeraria y circulación bajo los efectos del alcohol

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El extorero y ganadero José Ortega Cano conocerá hoy la sentencia por el accidente mortal ocurrido el 28 de mayo de 2011 en el que falleció el vecino de Castilblanco de los Arroyos (Sevilla), Carlos Parra. La Fiscalía y la acusación particular, que ejerce la familia de la víctima, piden cuatro años de cárcel para el que fuera marido de Rocío Jurado.

El Juzgado de lo Penal número 6 de Sevilla –según explican fuentes del caso– ha citado este miércoles a las partes personadas en este procedimiento a fin de notificarles la setencia, que se conocerá un mes después de que finalizara un juicio que se prolongó durante cinco sesiones celebradas entre los pasados días 12 y 19 de marzo.

No está previsto –aunque tampoco es necesario– que el acusado acuda a los juzgados para que la sentencia sea notificada en persona, sino que ésta será entregada a los procuradores de cada una de las partes personadas.

Uno de los aspectos que más interés despierta de la sentencia será conocer la decisión que la juez Sagrario Romero toma en relación a la prueba de alcoholemia a la que fue sometido el extorero y en la que arrojó un resultado de 1,26 gramos de alcohol por litro en sangre. No obstante, ésta prueba fue impugnada por el abogado del acusado 'por ser nula de pleno derecho' y haberse vulnerado la cadena de custodia.

El letrado que defiende a Ortega Cano aboga por la libre absoluciónde su patrocinado frente a los que 'claman públicamente por una setencia ejemplar'. Por su parte, tanto el Ministerio Público como la acusación particular ejercida por los letrados Luis Romero y Andrés Avelino Romero en nombre de la familia de Carlos Parra solicitaron para el acusado cuatro años de cárcel por un delito de homicidio imprudente en concurso con dos delitos contra la seguridad vial: uno por conducción temeraria y otro por circular bajo los efectos del alcohol. 

En la vista oral, Ortega Cano insistió en que respetó las señaales de tráfico, condujo a la velocidad reglamentariamente permitida y no bebió alcohol antes del accidente. El extorero subrayó que únicamente se tomó dos coca-colas y se 'mojó' los labios con una copa de cava que le ofrecieron en un establecimiento hostelero. Incluso llegó a jurar que no bebió 'ninguna gota de alcohol ni por la mañana ni por la noche' del día de los hechos, añadiendo que, por prescripción médica y debido a los problemas de corazón que sufre, los facultativos 'le han prohibido totalmente tomar alcohol' y por ello para él el alcohol 'es un veneno'.

Cuestionado por el fiscal por la prueba de alcohol, el también ganadero respondió diciendo que 'ha venido aquí con toda la verdad y confiando en la verdad, y lo que diga es pura verdad', señalando que por el hecho de ser una persona pública se le ha 'tergiversado' y se le ha hecho 'una injusticia tremenda', punto en el que aseveró que 'confía en Dios y en la Justicia' y que siente una gran 'pena' por la persona fallecida. 

En su última palabra antes de que el juicio quedara visto para sentencia, aseguró que este siniestro 'ha sido el percance más grave' de su vida y que, por ello, está pasando 'un quinario' desde hace ya dos años. También insistió en defender que el día del accidente no bebió alcohol. 'Por mi salud y por mi vida, no debo beber y no bebí ese día', por lo que 'sea lo que Dios quiera y lo que la Justicia dictamine', concluyó.