Público
Público

Ortega Cano sale del hospital un mes y medio después del accidente

El torero abandona el hospital Virgen Macarena de Sevilla después de casi mes y medio de recuperación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El matador de toros y ganadero José Ortega Cano ha abandonado este lunes el hospital Virgen Macarena de Sevilla, donde ha permanecido casi un mes y medio tras sufrir un grave accidente de tráfico en el que murió el conductor del coche contra el que colisionó.

Pasadas las 14.30 horas y acompañado por el equipo médico que le ha atendido, el diestro ha recibido el alta médica y ha abandonado el hospital. En silla de ruedas, visiblemente emocionado y rodeado de más de medio centenar de medios de comunicación, Ortega Cano ha agradecido a los facultativos y a su familia -especialmente a su hermano y a sus hijos- el apoyo y el cariño que le han mostrado.

También ha dirigido unas palabras de consuelo a la familia de la víctima del accidente sufrido el pasado 29 de mayo en una carretera cercana a Sevilla, Carlos Parra, a la que ha transmitido su pésame y ha declarado: 'Ha sido el peor toro que he toreado en mi vida'. 

Ortega Cano estuvo un mes en la UCI del citado centro hospitalario y, tras experimentar una mejoría, fue trasladado el pasado 1 de julio a una habitación de la segunda planta. El matador ingresó el 29 de mayo en el centro sanitario tras un accidente registrado en una carretera cercana a Sevilla en el que resultó muerto Carlos Parra, el conductor contra cuyo vehículo colisionó.

El análisis de sangre efectuado a Ortega Cano dio un resultado de 1,26 gramos de alcohol, cuando el límite máximo es de 0,5 gramos, según un informe remitido al juzgado por el Instituto Nacional de Toxicología.

Ortega Cano habría incurrido en un delito penal y debería someterse a juicio

Además, según un informe técnico aportado por la asociación DIA de víctimas de accidentes, el extorero y ganadero viajaba a 126 kilómetros por hora en el momento de sufrir el pasado mes de mayo el accidente de tráfico. No obstante, será el informe técnico que emita la Guardia Civil el que diga oficialmente la velocidad a la que circulaba el extorero.

El juez cuenta en su poder con tres llamadas de denuncia que se realizaron al 112 desde tres vehículos distintos en diferentes lugares y minutos antes de la colisión, llamadas 'que identifican el turismo del torero al detalle sin equívoco alguno' y en las que el denominador común es denunciar una 'presunta conducción temeraria', en las que se menciona entre otras circunstancias, 'conducción irregular, continuos zig-zag, invasión continua y reiterada del carril contrario, así como doble adelantmiento en línea continua a alta velocidad'.

Ahora el debate se centra en el futuro del torero. Ortega Cano habría incurrido en un delito penal y debería someterse a juicio. Las condenas en los casos de conducción bajo los efectos del alcohol oscilan entre una pena de prisión de 3 a 6 meses a una de multa de 6 a 12 meses y trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días. También se prohíbe conducir durante un periodo de uno a cuatro años.