Público
Público

Ortuzar dice que son incompatibles los "insultos" del PSE y querer una relación preferente con el PNV

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del PNV en Vizcaya, Andoni Ortuzar, ha exigido hoy "respeto" al PSE-EE y ha advertido de que es "incompatible" que Zapatero diga que quiere "una relación preferente" con el partido nacionalista y que "sus subalternos se dediquen" en Euskadi a "insultar" a dicha formación.

Ortuzar ha respondido en conferencia de prensa en Bilbao a las críticas formuladas ayer por el secretario general del PSE-EE, Patxi López, quien reprochó la actitud del PNV al negarse inicialmente a apoyar una moción de censura en Arrasate contra la alcaldesa de ANV y acusó al lehendakari de estar "apagado o fuera de cobertura" cuando hay problemas.

Según ha dicho el dirigente nacionalista, "mientras los socialistas vascos sigan con este estilo faltón y barriobajero va a ser muy difícil creer en la voluntad de diálogo de Zapatero".

Ortuzar ha reclamado a los socialistas vascos que dejen "esta escalada de insultar al PNV" y al lehendakari con una actitud que, a su juicio, retrotrae "a la época de Nicolás Redondo".

Ha afirmado que "es un contrasentido que Zapatero y Blanco digan que quieren mantener una relación preferente" con el partido nacionalista y "luego aquí sus subalternos se dediquen a manchar nuestro buen nombre".

"Ambas cosas son incompatibles", ha dicho Ortuzar, quien ha indicado que "es una contradicción pedir unidad a los partidos políticos -sólo en aquello que les interesa- y a renglón seguido insultar y faltar a la verdad".

Según ha insistido, la actitud de los dirigentes del PSE-EE "ayudar mucho no ayuda" a un posible acuerdo en Madrid y ha añadido que "igual es lo que quieren los socialistas vascos".

Ortuzar ha afirmado que Patxi López "sabe que el compromiso del PNV y del lehendakari contra el terrorismo es firme y limpio" y "también sabe que es el PNV el único partido político con responsabilidades municipales que no tiene ningún acuerdo con ANV, cosa que no pueden decir, por ejemplo, los socialistas que tienen un acuerdo de tapadillo en Urretxu".

A su juicio, Patxi López está desde el pasado 9 de marzo, cuando las urnas dieron la victoria electoral a los socialistas en Euskadi, "bajo los efectos de la borrachera electoral".

"Tiene que saber -ha agregado- que, normalmente, después de la euforia que da la borrachera suele venir la resaca y los dolores de cabeza, sobre todo después de una mala borrachera.