Público
Público

Osasuna despide 2009 en una tranquila situación pese a dos derrotas seguidas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Osasuna ha despedido el 2009 en una relativa tranquila situación, en el puesto duodécimo y con 4 puntos de margen respecto al descenso, a pesar de cerrar el año con dos derrotas consecutivas, lo que le ha impedido dar el salto de calidad que desea el técnico, José Antonio Camacho.

El conjunto pamplonés disfrutó de su mejor clasificación hace cuatro jornadas tras ganar en Zaragoza, lo que le proporcionó 8 puntos de ventaja sobre el descenso, y a punto estuvo de situarse cerca de los puesto europeos tras escapársele la victoria en Málaga en su segunda salida consecutiva.

Sin embargo, los 'rojillos' han acabado el año con dos derrotas seguidas ante el Mallorca en el Reyno de Navarra y frente al Athletic en Bilbao, además ofreciendo una pobre imagen, por lo que Camacho ha llegado a cuestionar la mentalidad de la plantilla para optar a aspirar a algo más que la permanencia.

Es cierto que en contra de Osasuna han jugado las lesiones de jugadores claves como Walter Pandiani (con un espectacular promedio goleador en las primeras jornadas) y el internacional absoluto Nacho Monreal en este último tramo de la Liga antes de concluir el año, aunque el equipo, al menos, ha esquivado los puestos de descenso en los que estuvo sumergido casi toda la pasada campaña.

De hecho, el equipo navarro tiene en la actualidad 3 puntos más que en toda la primera vuelta de la pasada temporada, a falta de cuatro jornadas para concluir la disputa con todos los conjuntos de la competición.

Osasuna, que desde hoy disfruta de una semana de vacaciones antes de reanudar el trabajo el próximo lunes en sesión vespertina, arrancará el 2010 con un plato fuerte, en la visita al Reyno de Navarra del Real Madrid el domingo 3 de enero, en el partido que cerrará la decimosexta jornada.

El mes de enero se presume clave para las aspiraciones del cuadro pamplonés, ya que, además de medirse al Deportivo, Espanyol, Xerez y el Villarreal, debe hacer frente al apretado calendario de miércoles-domingo al permanecer vivo en la Copa del Rey, donde se enfrentará en octavos de final al Hércules (día 6 de enero), segundo clasificado de Segunda División.

Para la tranquilidad de Camacho y su marcado estilo de juego, se espera que en estas dos semanas, antes del partido contra el Real Madrid, se recuperen de sus lesiones Walter Pandiani, Carlos Aranda y Nacho Monreal, aunque en San Mamés se lesionó de gravedad Oier Sanjurjo, lo que podría hacer que el club busque un lateral en el mercado invernal, según comentó ayer el propio entrenador.